Otro hijo de la corrupción

Por Balbina Negreira viernes 20 de octubre, 2017

Estamos siendo testigos desde nuestro refugio como “inmigrante”; porque a veces se nos acusa de   escribir desde la lejanía sin estar “cogiendo lucha” en el terreno. Lo cual, a decir, de algunos comentarios nos hace inmerecidos para opinar…

Ahora me acojo de mi derecho democrático y como migrante para opinar.  Y es que yo no sabía de la existencia de una plataforma de boñiga donde hay (supuestamente) involucrados, según las informaciones e investigaciones que estoy leyendo de variopintos…El éxito camuflado con perfume de fiemo.

Yipetas por doquier y con la puesta en escena de un márquetin de una magnífica vida personal y exitosa, por ende, se puede aspirar incluso, a la presidencia de la República Dominicana. Llevando con esto, el mensaje de que, las y los ciudadanos “normales” no son necesarios para ser entes que aporten a nuestra nación. El oscuro Poder en todas las áreas tiene-el control o-los controles.  Quizá, por ello las juventudes están desmotivadas ante la realidad de su futuro incierto tomando   acciones desesperantes.

Da igual ya el veredicto. Tenemos un cáncer metastásico pululando desde hace décadas y ha parido gemelos llamado Extorsiones. Lo tenemos cohabitando solapados con dobles perfiles.  Por si era poco de que las religiones, fundaciones y asociaciones, etcétera, fueran garitos de gestionar empleos y cargos públicos, ahora-vestidos y con antifaz-nos toca ponernos “al día” acerca de la turbidez que se manejan “supuestamente” en estas profundidades; esto es, además, de lidiar con el tigueraje de perfil clásico se agrega los seudo(s) tigueres, ¡vendedores y compradores!


O la Marcha Verde se pone a la altura de las circunstancias o se estrellará como un Planeta sin descubrir. Mi estimada UASD: Sí fuera cristiana iría a la iglesia a orar por ti…

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar