Hernández asegura que narcos y oposición intentan “asaltar poder” en Honduras

Por EFE lunes 5 de agosto, 2019

EL NUEVO DIARIO, Tegucigalpa.- El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, denunció este lunes una “conspiración” entre políticos de la oposición, incluido el exgobernante Manuel Zelaya, y narcotraficantes para intentar “asaltar el poder” en el país.

“Estamos sin duda frente a un intento de asalto al poder por parte de narcotraficantes, maras y pandillas que se han visto afectados por las decisiones que he impulsado desde que fui presidente del Congreso Nacional (2010-2013) y después como mandatario, inclusive estamos hablando de expolicías depurados que están asaltando partidos políticos para buscar asaltar el poder”, dijo Hernández en una comparecencia ante la prensa.

Aseguró que es “demasiado evidente” que el expresidente Zelaya y los excandidatos presidenciales de la Alianza contra la Dictadura, Salvador Nasralla, y del Partido Liberal, Luis Zelaya, llevan “la agenda de los narcos, el crimen organizado, los policías depurados, las maras y las pandillas y los que han querido controlar las cárceles” en el país.

Hernández señaló que los tres líderes políticos deben “pedirle perdón al país e inmediatamente renunciar a sus banderas, que son las banderas de los criminales que buscan eliminar la Policía Militar, la extradición, las cárceles de máxima seguridad y revertir el proceso de depuración policial”.

Destacó que grupos del narcotráfico están “confabulados” con políticos en Honduras que han demostrado que “cuando estuvieron en el poder nunca hicieron nada para combatir a este mundo criminal”.

“También es evidente que otros políticos inescrupulosos quieren aprovechar la coyuntura para lograr sus fines a toda costa”, aseguró el mandatario hondureño, quien es señalado por la Fiscalía de Nueva York en una conspiración para usar dinero del narcotráfico con el fin de mantenerse en el poder.

“Luego de un análisis y ver el panorama de como están reaccionando algunos actores políticos en Honduras, no me cabe la menor duda de que están en una conspiración contra el único gobierno que ha convertido al país en una región hostil para los narcotraficantes y el mundo criminal”, enfatizó.

Hernández indicó que los políticos que se han opuesto a las extradición de hondureños y la depuración de la Policía Nacional “son los mismos que hoy están de lado de narcotraficantes, maras y pandillas” y han hecho llamamientos a “salir a la calle para acuerpar lo que un delincuente ha declarado (en EE.UU.) sin mostrar ni una tan sola prueba”.

Según la cadena televisiva estadounidense en español Univisión, Alexander Ardón, exalcalde de El Paraíso, municipio hondureño cercano a la frontera con Guatemala, identificado como CW-3 en un documento de la Fiscalía del distrito sur de Nueva York, denunció que destinó 1,5 millones de dólares para sobornos en apoyo a la campaña de Hernández, que ha negado la denuncia, y que se compraron regalos y favores a políticos locales a cambio de protección.

Hernández señaló que su gobierno impulsó “la necesidad de tener control de parte del Estado sobre los fondos de las campañas políticas” para que “no tuviera acceso el dinero del narcotráfico y la criminalidad organizada”.

“Es ilógico que una persona que haya luchado tanto contra la narcoactividad y la criminalidad y que haya golpeado tanto a los narcos, que ahora se le acuse de estar al lado de ellos”, subrayó el gobernante, quien aseguró que a Ardón no le permitió buscar la reelección como alcalde en su movimiento político.

Ardón fue acusado por los fiscales estadounidenses en enero, de acuerdo con esa fuente.

Hernández pidió a Manuel Zelaya, Salvador Nasralla y Luis Zelaya a “renunciar a seguir siendo voceros y promotores de lo que buscan estos grupos criminales que están huyendo y que se sienten acorralados porque el futuro que les espera es la cárcel en Honduras o Estados Unidos”.

Aunque la Fiscalía no identifica al mandatario por su nombre ni ha presentado acusaciones en su contra, en el documento, dado a conocer el sábado, se alude al hermano de Juan Antonio “Tony” Hernández, como CC-4 (Juan Orlando Hernández) y se subraya que el CC-4 fue “elegido presidente de Honduras a fines de 2013”.

El documento fue sometido por la Fiscalía como parte del caso por narcotráfico que se llevará a cabo en esa jurisdicción en contra de Tony Hernández, de quien se refieren como un “violento, narcotraficante” y que al menos en dos ocasiones “ayudó a planear el asesinato de rivales del narcotráfico”.