Hay reflujo político

Por jueves 18 de agosto, 2016

El tremendismo y la lucha ciega por el control político, podría llevar a grupos de la oposición a la desintegración. Después de pasado un torneo electoral, los perdedores entran regularmente en el reflujo partidario, del cual sólo pueden salvarse en base a comedimiento de acciones y autocrítica.

Luego de las elecciones sectores de oposición se mantuvieron unidos hasta el 16 de agosto por las denuncias de que se cometieron irregularidades en el proceso. Luego de juramentadas todas las autoridades, ese es un expediente que finiquita.

Los legisladores opositores no acudieron a la toma de posesión del Presidente Danilo Medina y levantaron pancartas denunciando medidas fraudulentas en los comicios. Ya ese es un fardo demasiado arcaico, fuera de tiempo, para seguir levantándose.

Podría ser que algunos dirigentes de los partidos que perdieron las elecciones deseen arrear la alegada ilegalidad para llevar al país a una etapa de ingobernabilidad, es lo que ha pasado en muchos países de la región con los llamados golpes de Estado constitucionales.

Pero los cuadros minúsculos de la oposición, y su falta de unidad y líneas programáticas, condenan al fracaso cualquier intento de producir un estado de ingobernabilidad. Es más, desde este momento esos grupos deben tener como primer objetivo evitar su desintegración por la lucha grupal en busca de liderazgo.

El rompimiento de la regla municipal por medio de la cual el alcalde retenía el control de la sala capitular donde era minoría, abre puertas a que se dé por terminada otra regla, y es la asignación de cuotas a los partidos al escoger a los miembros de las altas cortes, la Junta Central Electoral y la Cámara de Cuentas.

Esa sería una acción salvadora. Los jueces tienen que ser escogidos fuera del partidismo y en base a un estudio de su carrera profesional y sus acciones sociales. Difícil encontrar una mujer o un hombre sin simpatías políticas, sociales, comunitarias, pero si se pueden encontrar candidatos que no tengan compromiso con nadie, Sólo con su conciencia.

Vamos a esperar. La situación política dominicana cambia por horas, entre la persecución de los actos de corrupción, y la lucha por controlar los grupos internos de los partidos políticos para hacerse del liderazgo. Esperar a ver cómo se mueven las fichas de este ajédrez ….

Por Manuel Hernández Villeta

Anuncios