Hasta verlo a Él

Por Karla Patricia Zacarías Reinoso jueves 23 de julio, 2020

Muchas veces tomamos un tiempo para orar antes de dormirnos, pero lo hacemos para salir rápido de eso y no para sentir, escuchar y ver cara a cara a Jesús. Lo hacemos, pero no con el fin correcto y así es imposible poder conocerlo más y sentir su sobrenaturalidad.

Otras veces, trabajamos en algo pero como no nos salió en la primera o en la segunda pues desistimos y enterramos lo que en algún momento fue de inspiración.

En algunas ocasiones, recibimos resultados de análisis y como no fueron los esperados perdemos la fe, y en vez de luchar con más fuerzas dejamos que las dudas y el miedo nos arropen convirtiéndonos en personas más frágiles y tristes.

Y si sigo hablando de escenarios parecidos no acabamos hoy. Hace un tiempo aprendí que lo admirable no es lograr iniciar algo solamente, sino continuarlo y terminarlo hasta ver la gloria de Dios. Dar esa milla extra hasta ver la mano de Dios en el asunto. Orar hasta sentir que Él nos rescata, confiar y tener fe hasta que los resultados salgan negativos, trabajar hasta darle toda la gloria y la honra solo a Él.

Es que por sí solos no lograremos nada, necesitamos de su compañía para seguir avanzando porque cuando nuestras fuerzas llegan a su fin ahí empiezan las de Dios, cuando ya hicimos todo lo natural posible ahí resplandece lo sobrenatural del cielo.

Juan 11:40

40 Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?

Que podamos creer en nuestros más anhelados sueños hasta ver la gloria de Dios porque tarde o temprano esta llegará. Que no te quepa la menor duda.

Escrito por Karla Patricia Zacarías Reinoso

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar