Hans Welzel: La relación de sujeción o dominio a valores ético-sociales elementales

Por Gregory Castellanos Ruano martes 31 de marzo, 2020

Hans Welzel señala que el Derecho Penal tiene una función de naturaleza ético-social:

“I. LA FUNCION ETICO-SOCIAL DEL DERECHO PENAL

Es misión del derecho penal amparar los valores elementales de la vida de la comunidad.

…“

(Welzel, Hans: Derecho Penal. Parte General, Roque de Palma Editor, Buenos Aires, 1956, página No. 1)

“…El derecho penal persigue, en primer lugar, amparar determinados bienes de la vida de la comunidad, tales como la existencia del Estado, la vida, la salud, la libertad, la propiedad, etc. (los llamados bienes jurídicos), determinando para su lesión consecuencias jurídicas. Con ello asegura la vigencia de los valores positivos ético-sociales de actos, tales como el respeto por la vida ajena, la salud, la libertad, la propiedad, etc.“

(Welzel, Hans: Derecho Penal. Parte General, Roque de Palma Editor, Buenos Aires, 1956, página No. 2)

“Esos valores, que radican en el pensar jurídico permanente de un obrar conforme al derecho, constituyen el substrato ético-social de las normas del derecho penal.“

(Welzel, Hans: Derecho Penal. Parte General, Roque de Palma Editor, Buenos Aires, 1956, página No. 3)

Es decir, que la relación de sujeción o dominio que implanta el Derecho Penal respecto de los que viven en una sociedad determinada es una relación de sujeción o dominio a “valores ético-sociales elementales“.  Esa relación de sujeción o dominio que implanta el Derecho Penal  es una relación jurídica que obedece a la implantación de una relación ideológica vía dicho Derecho Penal.  Algunos de esos “valores ético-sociales elementales“ responden a la necesidad; otros a la utilidad o conveniencia.

En `la vida social` existen dos planos: el plano de la realidad; y el plano de la normatividad.

El plano de la realidad surge como producto de la naturaleza. Dicho plano de la realidad se convierte en algo que se repleta de problemas por situaciones entre los humanos que surgen o causan dichos problemas.

El plano de la realidad, por estar repleto de esos problemas por situaciones entre los humanos que surgen o causan dichos problemas, conduce a la necesidad de crear el otro plano: el plano de la normatividad.

El Derecho Penal es expresión de una `realidad imaginada` porque idea soluciones. Esas ideas de solución surgen para tratar de dar respuesta(s) a esos problemas. El plano de la normatividad surge, pues, como búsqueda de solución(es) a problema(s) concreto(s).

El creador de la norma, es decir, del tipo penal busca satisfacer un deseo, un interés o una aspiración.

Así como las sanciones penales no son un producto de la naturaleza, así mismo tampoco es un producto de la naturaleza  la idea de erigir un acto en prohibido o penado.

Es el hombre el que ha tenido que crear los tipos penales para lidiar con realidades sociales.

El legislador visualiza un determinado acto (= una acción o una omisión) realizado de determinada manera como un acto incorrecto, injusto, generador de tensiones sociales, al que hay que tratar de impedir que sea cometido y al que por ello hay que combatir. Y como toda realidad imaginada supone que la vida de la sociedad se desenvolverá mejor, de manera más correcta, de modo más justo por el hecho de crear esos tipos penales con esas respectivas caras o expresiones que presentan.

Surge así cada tipo penal, surge así la larga lista de tipos penales, es decir, de figuras jurídico-penales.

Es el `Deber ser` en acción, es decir, lo que el legislador cree `debe ser`.

Cuando se habla de una realidad imaginada se habla de ideas organizadas, de una ideología o de una parte de una ideología.

De esa manera el Derecho Penal es usado para “planear la vida en común“ (Hart: El concepto de derecho, página No. 51)

“La actividad punitiva constituye uno de los dominios en que el Estado ejerce su poder con el fin de establecer o conservar las condiciones necesarias para el normal y buen desenvolvimiento de la vida comunitaria.“

(Hurtado Pozo, José: Manual de Derecho Penal; EDDILI, Segunda Edición, Lima, 1987, página No. 10)

El poder del Estado ejercido con ese propósito es el que crea la relación de sujeción o dominio a esos valores ético-sociales tenidos en cuenta de esa manera por el Estado.

Por Lic. Gregory Castellanos Ruano

Comenta