Hacia una nueva era en el  tránsito vehicular dominicano

Por Gustavo Valdez jueves 20 de julio, 2017

El tema del tránsito vehicular siempre ha sido de gran importancia en la República  Dominicana, debido a los grandes retos que día a día se enfrentan los usuarios de este servicio, ya sea en vehículos propios o en el denominado transporte público.

Aparentemente prevalece un caos generalizado en la mayoría de las vías del país, no solamente por los grandes taponamientos que se generan en las horas pico, sino también por muchas carencias que tenemos en materia de seguridad vial.

La falta de educación vial es uno de los mayores problemas por lo cual exhibimos tantas deficiencias en materia de tránsito vehicular, un fenómeno que nos cataloga como uno de los peores en el área de la escena vial.

Algunos efectos negativos de esto pueden ser: pérdida de tiempo de los automovilistas y pasajeros, desperdicio de combustible, lo que aumenta la contaminación en el aire y las emisiones de dióxido de carbono. Si se bloquea el tráfico esto podría interferir con el paso de los vehículos de emergencia para viajar a sus destinos en los que se necesitan con urgencia.

Existe también el agravante de que muchas ciudades no solo en República Dominicana tienen un gran desplazamiento de vehículos en determinadas horas como es el caso de  ciudad de México (México), San Salvador (El Salvador), Shangai (China), Los Ángeles (EE.UU.), Bogotá (Colombia), Río de Janeiro (Brasil), Madrid (España), Lima (Perú) entre otros.

La congestión del tráfico se produce cuando el volumen de tráfico o de la distribución normal del transporte genera una demanda de espacio mayor que el disponible en las carreteras.

Una de las mayores causas de dificultad en el tránsito vehicular en nuestro país, son las vías en doble dirección, por ejemplo, citemos el caso de la avenida Isabel Aguiar en el Municipio Santo Domingo Oeste, una de las principales arterias comerciales de esta demarcación, es una verdadera odisea transitarla a cualquier hora del día, la misma funciona en ambas direcciones Sur/Norte y Norte/Sur.

Por esta ser una vía tan concurrida debería funcionar en una sola dirección o por lo menos en determinadas horas. Lo mismo entendemos debería suceder en otras importantes vías del país. A esto sumémosle la falta de planificación de muchos ayuntamientos del país, en materia de tránsito municipal, el mal uso de los parqueos, estacionamientos en las mismas avenidas de ambos lados, lo que reduce el espacio a un mas para el libre tránsito.

Pero la preocupación por la seguridad vial del país ha llegado hasta las más altas instancias de la nación, recientemente el presidente de la República promulgó la  Ley No. 63-17, de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial, en la cuales se contemplan una serie de acciones para contrarrestar esta problemática, donde también se crea el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (INTRANT).

EL Intrant  sustituirá y absorberá las funciones de 5 instituciones: el Fondo Nacional de Pensiones de las Entidades Territoriales (FONDET), Dirección General de Tránsito Terrestre (DGTT), Oficina Técnica de Transporte Terrestre (OTTT), Consejo de Administración y Regulación de Taxis (CART) y la Caja de Pensiones y Jubilaciones de los choferes del transporte público.

Entre las acciones establecidas en la nueva ley de tránsito podemos mencionar que: los conductores deberán respetar los semáforos,  así como también semáforos para peatones donde no haya. Los peatones y conductores observarán y respetarán mientras circulen en la vía pública los semáforos especiales instalados para peatones, los conductores se detendrán lo más cerca posible de la intersección ante una señal de “PARE” en una vía pública, en caso de que fuera necesario, los conductores se detendrán antes de entrar en la intersección para ceder el paso a todo vehículo que se acerque por la otra vía y cuya proximidad constituya un riesgo.

La nueva ley prohíbe incendiar neumáticos, colocar clavos, grapas o cualquier objeto en las vías públicas o paseos que obstaculice el libre tránsito. Los vehículos de motor serán revisados técnicamente cada año por el Intrant. Sin embargo, los vehículos que tengan menos de tres años de fabricación estarán exentos de esta revisión, quienes violen una de estas disposiciones serán multados con el pago de 1 hasta 10 salarios mínimos.

Esperamos que con esta nueva ley de tránsito realmente sean resueltos los grandes problemas que tenemos en materia de seguridad vial, o que por lo menos la misma sirva para encauzarnos hacia una nueva era en el tránsito vehicular dominicano.

Anuncios

Comenta

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar