Guerra nuclear nunca será ganada y jamás debe ser librada

Por José Flández

El título de este artículo, además de sugerir ese temor, diseminado por los últimos acontecimientos registrados en torno a la frontera de Rusia con Ucrania, se refiere a una frase expresada de forma escrita en un compromiso firmado recientemente por Francia, China, Estados Unidos, Reino Unido y Rusia, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, donde reafirmaron su voluntad de evitar una guerra nuclear y la expansión de ese tipo de armamento.

Las cinco potencias nucleares afirmaron en una declaración conjunta, que «Una guerra nuclear nunca será ganada y jamás debe ser librada», «dadas las consecuencias de gran amplitud que tendría el empleo de armas nucleares, sostenemos, igualmente, que estas mientras existan, deben servir a fines defensivos, de disuasión y de prevención de la guerra.

Sin embargo, a pesar de esta alentadora declaración de dichas potencias, el temor de una guerra nuclear siempre estará latente debido a que al existir dichos armamentos en poder de esas potencias y de otros países, como Corea del Norte, Irán, entre otros; países estos gobernados por tiranos que no admiten supervisión de organismos internacionales competentes, siempre habrá la posibilidad de la tentación a usarlos en momentos de tensión extrema.

Debido al peligro de su posible empleo en circunstancias extremas, a lo que deben comprometerse dichas potencias y todos los demás países poseedores de esas armas nucleares de destrucción masiva, es al desmantelamiento y destrucción de dichos armamentos y a que todos los países acepten ser supervisados periódicamente por organismo competentes autorizados por todas las naciones.

En ese sentido y a pesar de las indelicadas y desafortunadas declaraciones del presidente ucraniano Volodimir Zelenski pidiéndole a Estados Unidos y a los países occidentales que «no siembren el pánico» en torno a las tensiones con Rusia ante una posible invasión a Ucrania, minimizando los riesgos de un ataque, aunque él mismo denuncio tal intensión de parte de Putin, no se debe subestimar a Rusia y tampoco creerle de que no invadirá a pesar de las probadas evidencias.

Se recuerda que el gobierno ucraniano urgió a la OTAN el primero de diciembre, a preparar sanciones económicas contra Rusia ante un presunto plan del Kremlin para invadir a Ucrania, al producirse un gran despliegue de tropas rusas a lo largo de la frontera común entre ambas naciones. De manera que no tiene razón Zelenski en pedir que no se siembre el pánico cuando él fue quien denunció el peligro inminente de agresión por parte de Rusia.

Es evidente que quien ha sembrado el pánico de no solo una guerra con su país, sino de una guerra nuclear en gran escala en el planeta es el dictador Putin, con sus desproporcionados, insinuantes y provocadores movimientos de tropas a lo largo de las fronteras comunes con Ucrania, de Rusia y Bielorrusia.

 

Por José Flández

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar