Guanchy, el peregrino de Moca.

Por admin martes 9 de mayo, 2017

A través de las redes sociales nos encontramos con personas que hace tiempo no vemos, con personas que navegan todavía frescas por nuestra memoria, pero que la distancia y el destino hicieron que nos alejáramos, siguiendo caminos muchas veces adyacentes, y otras veces, por milagro de la vida, afines.

En Facebook precisamente, nos topamos con viejos amigos, con antiguos enemigos, con alguna mujer que en algún momento amamos, con algún primo o prima que hace tiempo no vemos, en fin, con las redes sociales nadie, casi nadie queda rezagado en el anonimato, salvo, evidentemente, aquellos seres queridos, o no queridos, que ya no están.

Saco a colación lo anterior, porque vengo a hablarle de uno de esos personajes de mi pasado que nos aparecen delante de las pantallas de nuestra computadora, así no más, como por arte de magia. En este caso que nos interesa, se trata de Juan Compres, activista social mocano, mejor conocido como Guanchy, que de repente, un día cualquiera, me apareció, así no más. Con su carita limpia y angelical como siempre.

Cuando lo vi en Facebook no lo conocí de un porrazo, porque venía con su nombre, (Juan Compres) y yo lo conocí, en aquellos tiempos que vivía a una esquina de mi casa, como Guanchy.

Lo vi un día en Facebook. Militante, activo, simpático. Con carita de yo no fui. Ni por la cabeza me pasaba que era Guanchy. Hasta que me detuve a verlo bien, y sus rasgos me llevaron directamente a aquel niño con carita de bobo, deportista, futbolista y creo que hasta monaguillo era, (al igual que yo en mi adolescencia.)

Juan Compres (Guanchy) fue de aquellos jóvenes, que comotodos los jóvenes de la época de finales de los años setenta, crecieron con la influencia de los sacerdotes salesianos, que en Moca emprendieron una campaña agresiva contra los vicios y los males que podrían aquejar a la juventud mocana de la época. Recuerdo que una de las tantas consignas de los padres o del Centro Juvenil Don Bosco era ‘’Mente sana en cuerpo sano’’

Eran los finales de los años setenta. La juventud dedicada a los clubes culturales no sólo en la ciudad de Moca, sino en todo el país. Eran los tiempos de las ideologías, y eso debió influenciar en este activista que veía en Facebook, y que resultó ser Guanchy.

En la actualidad, a Guanchy se le conoce como a uno de los pelegrinos de Moca, y activista del colectivo verde, pero ahora se le conoce también como el activista del colectivo verde que la policía le puso droga en su auto para inculparlo como narcotraficante, y así desprestigiar el movimiento al cual él pertenece. El día que lo apresaron él venía precisamente de una reunión del colectivo verde que daba los últimos retoques a los trabajos de preparación para la marcha verde en el sur del país, o sea, en Azua el 21 de Enero.

Guanchy ya venía para su casa de la reunión y decidió echarle gasolina al tanque de su vehículo cuando cuatro agentes prácticamente lo secuestraron montándose en su auto, e inculpándolo después de poseer una sustancia que ellos decían era cocaína.

En su apresamiento, un acto que desde el principio se vió como un montaje, y que puso al pueblo de Moca en alerta máxima, no sólo se violaron sus derechos más fundamentales, sino que le propinaron tremenda golpiza, como un mensaje claro de que el poder lo puede todo, y que los civiles en República Dominicana sólo están para recibir los daños colaterales de un sistema fallido y fétido que se derrumba, y que sólo lo sustenta una justicia que sólo recibe órdenes del gobierno, y una policía donde casi la mitad de sus miembros andan dando tumbes, traficando con drogas, o extorsionando a los jóvenes de los barrios marginados, a quienes le ponen droga y después le ponen cargos que nada tienen que ver con ellos.

En el caso de Guanchy no era cualquier joven de la calle, era un activista que el estado quería callar, neutralizar, mandarlo a prisión por quien sabe cuántos años para sacarlo de circulación.

Guanchy apuntaría entonces hacia el ministro de Interior y policía Carlos Baret, el gobernador provincial de la provincia Espaillat Diloné Ovalles, y el Coronel Nelson Valenzuela, como los responsables de la trama en su contra. Recordemos que ya Carlos Baret había anticipado algunos métodos pocos ortodoxos de represión cuando dijo que el estado escuchaba las llamadas telefónicas, y le daba seguimiento a las conversaciones de whassapp en el programa de Huchi Lora.

Guanchy señaló a Carlos Baret, A Diloné Ovalles y al Coronel Valenzuela cuando era escoltado por un miembro de la misma institución a la que los dominicanos ya no le tenemos confianza.

Guanchy, aquel niño tímido y con carita de bobo o de ángel que del pasado nos llega, ahora como Juan Compres por las redes sociales, para decirnos que en la sociedad Dominicana, aunque hay mucha gente que ha perdido la vergüenza, no todo está perdido, y que lo único que nos queda como medio de defensa es la unidad, unidad que demostró el heróico pueblo de Moca que nos lo devolvió( a Guanchy) de las entrañas del mal.

Por: Bernardo Candelier

Apple Store Google Play
Continuar