Grupos reducidos de “chalecos amarillos” protagonizan escaramuzas en París

Por EFE domingo 17 de noviembre, 2019

EL NUEVO DIARIO, PARÍS.- Grupos reducidos de “chalecos amarillos” protagonizaron algunas escaramuzas este domingo en París, mientras la policía mantuvo una actitud de firmeza con cientos de controles y una veintena de detenciones hasta primera hora de la tarde.

La principal acción sorpresa de los “chalecos amarillos” fue la ocupación por decenas de personas de las Galerías Lafayette, en el barrio de los grandes almacenes, lo que en su convocatoria en las redes sociales habían identificado como “un templo del consumo”.

Las fuerzas del orden intervinieron rápidamente para proceder al desalojo, pero el comercio decidió cerrar las puertas el resto de la jornada.

También hubo otras convocatorias, con muy poco seguimiento, en el barrio de Les Halles y en la plaza de la Bastilla.

La prefectura de policía indicó en su cuenta de Twitter que hasta las 13.00 locales (12.00 GMT) 20 personas habían sido detenidas.

Los agentes también habían llevado a cabo hasta entonces 639 controles para hacer cumplir las prohibiciones de manifestaciones durante todo el fin de semana en un buen número de los barrios centrales de la ciudad, como el de los Campos Elíseos, la catedral Notre Dame, la Asamblea Nacional, la torre Eiffel, el Trocadero, el palacio de Matignon o la zona de los grandes almacenes.

Para evitar movilizaciones allí en el día en que se cumple el primer aniversario desde las primeras protestas de los “chalecos amarillos” el 17 de noviembre de 2018, se han cerrado 29 estaciones de metro y cinco de trenes de cercanías.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, explicó este domingo en el canal “BFMTV” que en la jornada del sábado hubo 264 personas detenidas en toda Francia en las protestas de los “chalecos amarillos”, 173 en París.

Según Interior, las manifestaciones del sábado reunieron en todo el país 28.000 personas (4.700 en París), lo que significa diez veces menos que las primeras convocatorias hace un año.

Para la portavoz del Gobierno, Sibeth Ndiaye, en otra entrevista a la emisora “Radio J”, el movimiento de los “chalecos amarillos” desde hace meses está “gangrenado” por grupos ultras, en particular de la extrema izquierda, que “consideran que la violencia política es legítima” y eso “en ningún caso lo podemos aceptar”.

 

Anuncios