El griterío de faña hace presumir que se fuñó por ¨lengua suelta¨

Por Humberto Salazar martes 12 de septiembre, 2017

Parece ser que la obsesión que ha invadido a Leonardo Faña en su cruzada personal en contra del Ministro Administrativo de la Presidencia José Ramón Peralta es tal, que todavía no se ha dado cuenta de que quien esta sometido a la justicia es el y que su escenario son los tribunales y no las mesas de ruedas de prensa del Partido Revolucionario Moderno.

Tampoco se ha dado cuenta de que en ninguna de sus calumniosas y difamatorias declaraciones a los periodistas en el local del PRM, ha sido acompañado por los que se supone son líderes de ese partido que se supone son Luis Abinader e Hipolito Mejía, y es simplemente porque de lo que acusa Faña a Peralta, cuyo único pecado es ser un empresario exitoso que participa en ls política, tanto Luis como Hipolito podrían ser acusados de lo mismo.

En el día de ayer, en ese afán de ¨fuñir¨que tiene Faña, reunió a los periodistas, disque para entregarle las pruebas que suponemos deben entregar a un tribunal para probar todas las acusaciones que se ha llenado la boca de verter en contra de José Ramón en los medios de comunicación, cuando ese es ya un tema judicial, y no es en la prensa donde debe ser discutido sino en las salas de un tribunal.

Quien le pidió a Faña que llevara las pruebas que dice poseer fue un juez en una audiencia, pero el considera que donde tiene que debatir es en los medios de comunicación, olvidándose de que en la prensa una de las reglas principales para que una noticia tenga importancia no es exactamente lo que se dice sino quien lo dice y en este caso las ¨fuñendas¨ de Faña solo son apoyadas por desconocidos que lo acompañan en tan lastimosa tarea.

Sin embargo vamos a comprarle a Faña las que el llama pruebas que presentó ayer y que dice llevará al tribunal y las asignaciones que se han hecho a una empresa que se denomina Agrocomercial Import SRL, la cual se dedica a importar productos agrícolas desde hace muchos años y ha ganado, como lo han hecho muchas otras que no tienen que ver con político alguno, asignaciones en las subastas publicas que se realizan en la Bolsa Agropecuaria que realiza la Junta Agroempresarial Dominicana.

Lo primero que pensamos cuando vemos que esta compañía tiene que someterse al mismo procedimiento de subastas que las demás que se dedican a esta actividad comercial, es que José Ramón Peralta es uno de dos extremos, o muy tonto o muy serio, porque con el grado de cercanía que tiene con el Presidente de la República, Danilo Medina, a el le convenía si quería enriquecerse importando productos agrícolas, que siguiera la metodología que defiende y mantuvo Faña cuando era funcionario de agricultura, la asignación directa por parte de ese ministerio,

Lo segundo que nos planteamos cuando vemos todo esto, es que si Faña fuera ciudadano de los Estados Unidos, hace rato que hubiera sometido a la justicia al Presidente Donald Trump, que es un empresario con intereses en múltiples negocios dentro y fuera de la unión americana por lo que suponemos que el insigne dirigente del PRM le hubiera exigido renunciar a la propiedad de las acciones de todas sus empresas porque fue electo a un cargo político.

Pero antes hubiera hecho un escándalo con los dos presidentes Bush, padre e hijo, que cuando llegaron a los cargos que ocuparon en la administración americana eran empresarios petroleros y el ultimo hasta dueño de una franquicia de beisbol, solo que para Faña es un pecado mortal el haber sido exitoso en los negocios y también dedicarle tiempo a la política, eso ha que dejárselo a los mediocres y fracasados.

Y tampoco sabemos como Faña fue funcionario del gobierno de Hipolito Mejía, que al momento de ser electo presidente de la República, y firmar el decreto que lo designó en un cargo terciario de la antigua Secretaría de Agricultura, poseía y posee intereses en empresas productoras de frutos e importadoras de todo tipo de productos comestibles, las que dejó en manos de sus hijos y siguieron y siguen funcionando como parte del patrimonio familiar del ex presidente.

Solo a un fracasado se le puede ocurrir que existe un conflicto de intereses cuando un empresario llega a ocupar un puesto en la administración del estado, porque su fuera así, entonces en la Constitución de la República deberían agregar un artículo que ordene expresamente, como pre-condición para ser un funcionario publico ser un ¨muerto de hambre¨, haber fracasado en la vida profesional y empresarial y ser un ¨don nadie¨, eso prohibiría totalmente que personas exitosas lleguen a la función pública.

Por ejemplo que para ser funcionario de cualquier nivel en el sector salud, la persona a ocupar el cargo no sea parte de ninguna clínica privada, porque eso es un conflicto de intereses, que si tiene acciones en empresas de ese sector, se abstenga totalmente de ser gerente de una institución pública, y mucho menos si el centro médico privado tiene algún éxito, es mas debería en su declaración jurada vender o renunciar a las acciones que pudiera poseer.

Lo mismo se aplicaría, según la forma de pensar de Faña y quienes lo acompañan, a los ingenieros que tienen empresas privadas, a los abogados que litigan en los tribunales por sus honorarios y hasta a los artistas y escritores que tienen algun éxito, que tendrían que dejar de cantar o escribir libros porque eso significaría un conflicto de intereses, esto es algo tan estúpido que solo puede caber en la cabeza de un obsesionado con una persona como es este individuo.

Faña en vez de esta ¨fuñendo¨ y haciéndoles perder el tiempo a los periodistas que van a sus ruedas de prensa, debería chequear atentamente la declaración jurada de bienes de José Ramón Peralta, que fue entregada y publicada al asumir el cargo en el año 2012, entre muchos detalles hay uno que resalta, su casa familiar fue comprada en el año 1995, el PLD era partido de oposición, y como bien sabe Faña es una vivienda de clase media alta ubicada en una de las urbanizaciones mas exclusivas de la capital, es decir, en sin estar ni cerca del gobierno ya el hoy ministro era una persona con bienes importantes fruto de su trabajo.

También debería chequear en ese mismo documento, que Peralta no solo es accionista, ya no es directivo de la empresa, de la compañía Agromercial Import, sino que ha desarrollado junto a su familia algunas de las empresas líderes en el país en la importación de agro-químicos, sanidad vegetal, producción y comercialización de ajo, entre otras, las que forman parte de un patrimonio personal y familiar ganado con el trabajo duro y permanente, que ha dejado en manos de su familia al asumir las obligaciones que requiere la función pública que le asigno el presidente Medina.

En nuestro caso particular, lo que creemos es que Faña se ha visto de repente sin discurso ni propuestas políticas para brillar dentro de su partido, y desoyendo el refrán de que ¨puerco no se rasca en javilla¨, fue a rascarse en una javilla apellido Peralta que le ha salido respondon y lo sometió, contra todo pronóstico, a la justicia, y ahora quiere hacer shows en los medios de comunicación con ruedas de prensa vacías y sin sentido porque parece que las visitas sorpresa le han quitado el publico al que se dirigía como miembro de un denominado equipo agropecuario del perremé.

Cada asignación de importación de un rubro agrícola que ha ganado en buena lid Agrocomercial Import, que es propiedad de la familia Peralta , lo ha hecho en una subasta publica que fue creada por decreto del actual Presidente Danilo Medina inmediatamente llegó al Palacio Nacional el 16 de agosto del año 2012, lo mas fácil para mantener los privilegios era seguir con los tratos por debajo de la mesa a que estaba acostumbrado el señor Faña.

Eso no fue lo que pasó, y ahora por mas que ¨fuña¨ Faña se le hará imposible probar lo que dijo, las empresas de la familia Peralta Abreu han seguido trabajando y realizando el objeto de su existencia, en el caso de la importadora de alimentos, le convenía el metodo anterior, la asignación medalaganaria por parte de funcionarios del estado de las cantidades de productos a importar, solo que la Bolsa Agropecuaria hizo de este sistema algo transparente, y ahora en un tribunal Faña parece que se fuñó.

Comenta