Gregg Popovich agranda su leyenda al superar al histórico Pat Riley

Por EFE miércoles 12 de diciembre, 2018

EL NUEVO DIARIO, HOUSTON, EE.UU.- La figura de Gregg Popovich vio agrandada su leyenda al superar al histórico Pat Riley como el cuarto entrenador con más triunfos en la historia de la NBA, después de que la pasada noche los Spurs de San Antonio vencieran por 111-83 a los desahuciados Suns de Phoenix, en el AT&T Center de la ciudad del Alamo.

Es cierto que el rival de los Spurs para darle a Popovich su histórico triunfo número 1.211 no era el más representativo de la elite actual de la liga, dado que posee la peor marca actual de la competición (4-24).

Pero tuvo el valor de compensar otras muchas noches de gloria del equipo tejano que él ha dirigido de manera magistral durante las 23 temporadas consecutivas que lleva al frente de la franquicia tejana.

Otro hito histórico de Popovich, quien, en su línea de no querer dar “nunca” ningún valor a lo que ha logrado como profesional, tras concluir el partido no habló ni respondió a las preguntas de los periodistas.

Popovich, de 69 años, informado de su último hito, no permaneció junto a los periodistas, simplemente se dio la vuelta y alcanzó la puerta de la sala de prensa del AT&T Center.

“Ustedes tengan una buena noche”, fue todo lo que Popovich alcanzó a decir tras haber vivido otro jornada histórica en su brillante carrera profesional.

Que fue posible gracias a la aportación de los nuevos valores que hay dentro del equipo, con el que trabaja una reconstrucción que le permita volver a la élite y luchar por el título de liga que ya consiguió cinco veces y que le convirtió en la cuarta dinastía de la NBA.

Entre esas nueva figuras destacó la del escolta DeMar DeRozan, el jugador que está feliz de tenerlo de entrenador después de llegar en el traspaso a los Raptors de Toronto del alero Kawhi Leonard, la última estrella que pulió y desarrolló Popovich, y al que el jugador le dio la espalda, sin que todavía se conozcan los motivos.

DeRozan si está agradecido a Popovich por lo que le ha aportado en el poco tiempo que llevan juntos y lo demostró en la noche especial al empatar su mejor marca individual con las ocho asistencias que logró en la primera mitad.

Otro joven talento en pleno desarrollo, el escolta Bryn Forbes, que ocupó el puesto de titular dejado vacante por Danny Green y por la retirada del legendario jugador argentino Manu Ginóbili, surgió como el líder de los Spurs al conseguir su primer doble-doble de 24 puntos –mejor marca personal– y 11 rebotes.

“Me siento bendecido por poder aprender de uno de los mejores, si no del mejor”, declaró Forbes cuando se le preguntó sobre la marca de las 1.211 victorias logradas por Popovich. “No hay muchos profesionales que puedan decir que lo han logrado. Solo ser parte de eso es algo grande para mi”.

Además los Spurs (14-14) lograron su primera racha de tres victorias consecutivas desde que consiguieron cuatro del pasado 27 de octubre al 3 de noviembre y aun les quedan tres partidos más por disputar en su campo de una serie de seis.

Ahora Popovich es el entrenador con más años con el mismo equipo (23 temporadas) en los cuatro principales deportes profesionales que hay en Estados Unidos y también posee el segundo mejor porcentaje de victorias (56,6 %).

Popovich superó a George Karl (1.175) en la lista de victorias de todos los tiempos la temporada pasada, cuando los Spurs, el pasado 2 de enero, derrotaron por 100-91 a los Knicks de Nueva York.

El veterano entrenador de los Spurs, que comenzó con la organización de San Antonio como asistente en la temporada de 1988 hasta la de 1992, también alcanzó la marca de 1.200 victorias más rápido que cualquier entrenador en la historia de la NBA, en 1.743 encuentros.

Además, con 515 victorias de los Spurs fuera de San Antonio, Popovich necesita solo seis más para superar a Riley (520) y obtener el primer lugar de todos los tiempos. En el camino, pasaría a Don Nelson (517) por el segundo puesto en esa lista, otro de los legendarios que ocupó los banquillos de la NBA, a quien tuvo de maestro con los Warriors de Golden State (1992-94).

La nueva marca que espera a Popovich se unirá a la que ya posee como el entrenador que ha conseguido el mayor número de victorias con la misma franquicia en la historia de NBA.

De ahí, tal vez, que alcanzar el cuarto puesto no le generase a Popovich demasiada emoción o ganas de hablar con los periodistas y guardase su mejor lado amable para cuando vuelva a ser número uno con otro hito histórico de un seguro futuro miembro del Salón de la Fama.

 

Anuncios

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar