Grandes faros de luces proyecta el deporte dominicano pero con rastros de sombras

Por Angelito Manzueta de la Cruz viernes 13 de septiembre, 2019

Se puede afirmar sin lugar a equivocarnos, que el deporte en nuestro país ha tenido un notable desarrollo en las últimas décadas.

Algunas disciplinas deportivas tuvieron participaciones destacadas desde mediado de la mitad del siglo XX, en competencias nacionales e internacionales; ejemplo de ello es el  beisbol que en el año 1955, nuestra Selección Nacional, ganó la medalla de oro en los juegos Panamericanos realizado ese año, en la tierra de los Danzones; allí tuvieron también una participación destacada nuestros representantes de Judo. Es la única presea de oro que hasta ahora hemos podido alcanzar en beisbol, en los juegos que constituyen la principal celebración deportiva del continente.

Es bueno establecer, que además se lograron algunos lauros significativos en otros renglones deportivos como: el básquetbol, el voleibol y sobre todo en deportes de combate; solo hay que recordar como ejemplo las actuaciones posteriores de nuestros  hermanos Carlos y Leo Cruz, quienes fueron campeones de boxeo. Es bueno significar, que fue desde finales de la década de 1950  que se inició, el ascenso de peloteros dominicanos a las llamadas¬ “Grandes  Ligas” y que fue a Don Osvaldo Virgil,  que le tocó el honor de ser el primero, después siguieron: Rubi Hernández, los hermanos Rojas Alou, Juan Marichal, Julián Javier, Ricardo Carty entre otros destacados beisbolistas.

También el beisbol, tuvo mucho brillo en torneos que se realizaron en el país y en diversos países del Caribe, esto principalmente desde finales de la década de 1950 y en las siguientes: 1960, 1970, 1980. Como ejemplo solo hay que recordar las históricas Series del Caribe.

En nuestra historia, debemos de estar de acuerdo, de que el inicio de la diversificación de las actividades deportiva en nuestro país, se inició cuando el Gobierno encabezado por el doctor Joaquín Balaguer construyó, el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte; con miras a celebrar en 1974, los Doceavo juegos Centroamericano y del Caribe. En ese evento nuestro país tuvo una participación modesta obteniendo un total de 20 medallas, de las cuales una fue de oro, cinco  de plata y 14 de bronce.

En las últimas dos décadas, el gran impulso que ha tenido el deporte en la República Dominicana, lo provocó la organización de los juegos Panamericanos del año 2003. Ese evento se desarrolló, a pesar de la crisis económica que envolvía la nación, causada por el quiebre  fraudulento del Banco Intercontinental BANINTER. A pesar de ello, nuestro país realizó un buen torneo Panamericano y además tuvo un buen desempeño en muchas de las disciplinas participantes.

En la justa Panamericana del 2003, el país obtuvo 41 medallas, de ellas 11  fueron de oro, 13 de plata y 17 de bronce. Hasta ahora, es la principal participación histórica nuestra en esos juegos. Hay que destacar, que ese buen rendimiento de nuestros atletas tuvo entre otras cosas como incentivo; el hecho de que nuestra nación era la sede del evento y las reglas del mismo establecen: el derecho que tienen las naciones sedes, de participar en todas las competencias. Además debemos considerar el hecho de estar encasa con su público, que es un factor a considerar a favor; más sin embargo las medallas hay que conquistarla con coraje, con gallardía y se ganaron.

En el reciente torneo Panamericano celebrado en Lima este 2019, aunque nuestra delegación obtuvo un gran desempeño, nos quedamos a una medalla de igualar el casillero del 2003, ahora obtuvimos: 40 medallas en total, de ellas 10 fueron de oro, 13 de plata y 17 fueron de bronce. Hay que destacar que nuestro representantes estaban en tierras lejanas, con un clima diferente; además creo, que con un poco más de suerte o de justicia  en el desempeño de algunos  árbitros, pudimos haber obtenido dos medallas de oro más, con la participación de María Dimitrova en el Kata Individual y en la pelea de Leonel de los Santos contra un boxeador cubano. En sentido general se puede afirmar que nuestra delegación tuvo una destacada actuación.

A pesar de los triunfos que hemos obtenido en los últimos tiempos, la realidad deportiva de la República Dominicana en la actualidad, es que como estamos cosechando grandes éxitos en muchas actividades deportivas, también hemos cosechado  muchos fracasos; por lo que se puede afirmar que en la actividad deportiva, estamos transitado un camino rodeado de luces, pero también con sombras. Entre los principales éxitos conquistados por el país en lo que al deporte se refiere, además de los resultados en las justas panamericanas podemos citar:

Un acontecimiento que para mí, es uno de los hechos más significativo que ha realizado la República Dominicana; se trata del triunfo obtenido en el Clásico Mundial de Beisbol celebrado en 2013, en cual nuestro país se alzó con el triunfo de manera invicto. A este hecho le agregamos, la gran participación de nuestros peloteros en las “Grandes Ligas”, quienes han ocupado sitiales de honor, en lo que es el principal torneo de beisbol que se realiza en el mundo; esto ha sido así en los últimos 20 años, allí algunos de  nuestros compatriotas como: Pedro Martínez  y  Vladimir Guerrero, después de su retiro, fueron exaltado al Salón de Fama de los inmortales de  Cooperstown.

Juan Marichal, antes que lo  mencionados, ya había sido elevado a ese famoso escenario de Cooperstown. Es bueno señalar que otros dominicanos, serán exaltados a ese sitial privilegiado  en poco tiempo, si es que el Dios creador así lo permite, cuando cumplan con el reglamento establecido, de un período de cinco años posterior al retiro. Estos dominicanos son: Adrian Beltré y David Ortíz; este último  sufrió un atentado en días recientes en nuestro país. Aprovecho este medio para desearle, una pronta recuperación; además  para recomendarle, que se dedique en lo adelante principalmente a participar en actividades deportivas, sociales, o  del ámbito religioso para que así, Dios le siga ayudando a dar  buen ejemplo a la juventud, como lo hizo en Boston en aquel histórico Maratón.

También está el caso de Alberto Pujols, quien ya tiene números acumulados suficientes para obtener tal logro, pero todavía no se ha retirado. Otros siguen acumulando buenos números, con la esperanza de en el futuro casarse con la gloria.

Hablando de logros obtenidos, nadie puede exhibir más éxitos que los alcanzados por nuestras heroínas del deporte, muy bien llamadas “Reinas del Caribe”. Nuestras atletas voleibolistas, han puesto en alto nuestra enseña tricolor, no solo en el Caribe, sino también a nivel continental, como en los recientes Juegos Panamericanos donde se alzaron con la medalla de oro; además nos han representado con mucha dignidad en competencias mundialistas, convirtiendo esta disciplina en una marca país continental.

Afirmamos anteriormente, que hemos tenido triunfos y fracasos.  El beisbol es el principal ejemplo, ya que tanta gloria nos ha brindado y  en los últimos tiempos en esta disciplina hemos venido sufriendo derrotas, tras derrotas en competencias Centro Americanas y panamericanas; no ha habido forma  de que organicemos un conjunto ganador. Otro hecho negativo que perjudica nuestro beisbol, es que muchos de nuestros peloteros profesionales han sido suspendidos en sus labores  en el beisbol  organizado de EEUU, por el uso de sustancias prohibidas; lo que se ha  constituido, por la cantidad de los peloteros que son amonestados, en una vergüenza nacional. Algunos de ellos troncharon por su conducta, su ruta positiva al Salón de la Inmortalidad.

A estos hechos no adecuados, en lo que se han envueltos algunos peloteros dominicanos se le suma, la acusaciones de tráfico de drogas, crímenes y otros delitos, que se le ha formulado a algunos de nuestros  peloteros profesionales, tanto en EEUU como en nuestro territorio, desde algunas décadas atrás. Otro hecho negativo sobre el beisbol, es que no tenemos un estadio adecuado para poder organizar competencias internacionales de nivel; es como una persona que se dedique a participar en fiestas y no tenga unos muebles en la cual recibir a sus amigos. En lo que al Futbol se refiere, no hay forma de avanzar; ya somos la cenicienta de las América.

En lo que al básquetbol se refiere, en la rama masculina hemos tenido desde hace muchas décadas roles importantes; hasta hemos llegado a participar en los Mundiales celebrados en Filipinas en 1978, en el  celebrado en 2014 en España y en el que actualmente se está celebrando en China.  En este último  iniciamos triunfando los dos primeros partidos, perdimos los restantes tres; mas podemos afirmar que realizamos un extraordinario papel, jugando con potencias de tu a tu. Es importante resaltar sin embargo, que algunos de nuestros basquetbolistas de la NBA, no han querido representarnos, esto ha sucedido muchas veces, inventando excusas baladíes.

En ese sentido, estoy aprovechando la exposición de este artículo, para proponerle al Ministerio de deportes o a cualquier legislador, que presente un proyecto de ley que establezca reglas claras para la exaltación de nuestros atletas, al Salón de la Fama del Deporte Dominicano, donde también se delimiten los privilegios que el Estado y la sociedad le brindan a nuestros deportistas, estableciendo como prerrequisitos los aportes que estos le hayan hecho, representando a nuestro país en eventos nacionales e internacionales.

Otra recomendación que le formulamos al ministerio de Deporte, es que hay numerosos renglones deportivo, en la que no tenemos representación en torneos importantes, o sí la tenemos es mínimamente, con un pobre desempeño, como ejemplo pongo el Tiro con Disco, el lanzamiento de la Jabalina y del Martillo, las competencias acuáticas. El Ministerio de Deportes, que apreciamos que  en la actualidad cuenta con un ministro capaz, a pesar del limitado presupuesto con que cuenta,  debe ser mejorado; que contrate de acuerdo a sus posibilidades a técnicos de países avanzados como: EEUU, México y Colombia para que se lo asignen a los estamentos militares y a universidades.

A  las instituciones señaladas en el párrafo anterior se le haría  responsable, de la preparación de nuestros atletas en esas disciplinas, para que  participen en  competencias nacionales e internacionales.

A pesar de algunos aspectos negativos, la población ha disfrutado y valorado, los diferentes triunfos de nuestros atletas que están poniendo a brillar nuestra enseña tricolor, en los cielos de diferentes países de este continente y de todo el mundo. ¡Aprovechemos la buena onda que tiene la actividad deportiva!

Anuncios

Comenta