Gracias por los Buenos días doctor Molina

Por Enrique Castillo Grullón jueves 6 de abril, 2017

El mundo de la comunicación escrita, también radial y de televisiva, perdió el domingo 2 de abril a un periodista por vocación, abogado de circunstancias, escritor apasionado y a un emprendedor nato: Rafael Molina Morillo.

Su dedicación al periodismo y espíritu emprendedor lo llevaron a crear y/o dirigir la afamada revista Ahora, los diarios El Nacional y El Día. De este último fue el director hasta su fallecimiento. Pero también dirigió el Listín Diario y una gama de publicaciones especializada inserta en muchos diarios.

Molina Morillo fue a la vez un maestro de generaciones de jóvenes a quienes incentivó y ofreció la oportunidad de demostrar, desarrollar y mejorar sus técnicas de redacción. La mayoría fueron estudiantes de periodismo de distintas universidades e institutos con la cabeza llena de teorías, a los que orientó sobre como elaborar un buen texto informativo.

También fue un defensor de la libertad de expresión, entendida como estandarte de la democracia y columna vertebral de todo sistema u organización social que propugna por la igualdad de oportunidades. Molina presidió la Sociedad Interamericana de Prensa (SID), entre otros organismos afines, y recibió varios premios, incluidos el Nacional de Periodismo, máximo galardón periodístico que se otorga en el país.

Con la desaparición física de Rafael Molina Morillo el periodismo de Quisqueya y, por que no decirlo, de América Latina, pierde a uno de sus representantes más connotados; ejemplo práctico de un ejercicio periodístico apegado a los principios y fundamental para la democracia.

Extrañaremos sus historias, anécdotas, proverbios, frases celebres, correos, advertencias, críticas, reproches, consejos, sugerencias y saludos. Pero también sus buenos días. Buen viaje doctor Molina y un justo descanso eterno.

 

Apple Store Google Play
Continuar