(VIDEO) Golpiza hombre reaviva debate en Chile sobre exceso fuerza policial

Por EFE martes 10 de marzo, 2020

EL NUEVO DIARIO, SANTIAGO DE CHILE.- Un video viral en el que se ve como dos agentes golpean a un adulto mayor en la marcha feminista del pasado domingo ha vuelto a abrir el debate sobre el uso excesivo de la fuerza por parte del cuerpo policial provocó este martes las críticas encendidas de la oposición y organismos internacionales.

En las imágenes difundidas en las redes sociales se aprecia como dos uniformados pegan con bastones retráctiles a un hombre que yace en el suelo y que apenas opone resistencia en una calle aledaña a Plaza Italia, el epicentro de la ola de protestas que vive el país desde octubre y donde cientos de miles de personas se congregaron el domingo por el Día Internacional de la Mujer.

Los agentes fueron increpados por varias mujeres que trataron en vano de impedir la paliza contra el hombre, de 69 años y quien terminó con contusiones leves y varios puntos en la cabeza y en la frente.

“Fue tan innecesaria la violencia que cayó sobre mí. Carabineros impartió lumazos a diestra y siniestra, yo traté de defenderme, pero fue imposible evitarlo”, dijo la noche del lunes la víctima, Patricio Bao, en una entrevista en el canal nacional 24 Horas.

“Carabineros (nombre de la Policía chilena) actúa de forma desmedida. En estas situaciones se ciegan, no tienen un criterio formal o alguien que les indique que está mal el procedimiento que están empleando”, agregó Bao, militante socialista desde hace años.

INVESTIGACIONES EN CURSO

La Fiscalía ha abierto una investigación de oficio para esclarecer los hechos, mientras que el cuerpo policial defiende que Bao fue neutralizado porque minutos antes le propinó una patada por la espalda a un agente, lo que presuntamente se aprecia en otro video difundido por la propia institución.

“La persona que protagoniza el video viral fue detenida por desórdenes graves (…) Su detención fue decretada legal por el Juzgado de Garantía e incluso se le decretaron medidas cautelares de firma mensual y prohibición de acercarse al lugar”, indicó a los medios el jefe de Carabineros de la Zona Metropolitana Oeste, Enrique Monras.

El Gobierno del derechista Sebastián Piñera guardó silencio hasta este martes, cuando el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, informó en una rueda de prensa que ordenó a la institución abrir un procedimiento interno para evaluar si se suspende del cargo a los agentes, aunque reconoció que las imágenes demuestran que “hubo un uso excesivo de la fuerza”.

REPUDIO DE OPOSICIÓN Y ORGANIZACIONES DE DD.HH.

La agresión provocó un rechazo frontal de la oposición, que pidió de nuevo al Gobierno reformar el cuerpo policial, que se encuentra en el punto de mira desde el inicio de la crisis y ha sido acusado por organismos internacionales como ONU, Amnistía Internacional (AI) o Human Right Watch (HRW) de hacer un uso excesivo de la fuerza y cometer graves violaciones a los derechos humanos en las marchas.

“Conozco a Patricio Bao desde hace años, un hombre comprometido con un Chile más justo que fue brutalmente golpeado por acompañar a su familia a la conmemoración del #8M. Nada justifica este nivel de violencia y represión”, denunció el presidente del Partido Socialista (PS), Álvaro Elizalde.

“Esto no puede ser tolerado. Ya no basta con dar de baja y sancionar a Carabineros participes de esta brutal agresión, es la institución entera la que debe ser intervenida”, añadió por su parte el diputado izquierdista Gabriel Boric. .

También se pronunció en su cuenta de Twitter el director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, quien calificó la agresión de “espectáculo grotesco de brutalidad policial” y aseguró que es “imposible que Carabineros recupere legitimidad ciudadana con conductas repugnantes como esta”.

Chile vive su convulsión social más grave desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que empezó el pasado octubre como un llamamiento de los estudiantes a colarse en el metro de la capital para protestar contra el aumento de la tarifa y se convirtió en una revuelta por un modelo económico más justo.

La crisis ya ha dejado más de una treintena de muertos, miles de heridos y detenidos, además de episodios de violencia extrema con incendios, saqueo y destrucción de mobiliario público.

Anuncios