Gobierno español apuesta por reducir desempleo y aumentar recaudación en 2017

Por El Nuevo Diario Viernes 31 de Marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, MADRID.-El Ejecutivo español aprobó hoy el proyecto de Presupuestos del Estado para este año en los que apuesta por reducir el desempleo al 17,5 por ciento, llevar a una cifra récord la recaudación fiscal y registrar un crecimiento del 2,5 por ciento del PIB.

Así, aparte de prever una recaudación del fisco de 200.963 millones de euros – por encima del máximo histórico alcanzado en 2007 – las previsiones pasan por que el número de personas sin empleo baje de cuatro millones al acabar el año, lo que no ocurría desde 2008.

Las previsiones macroeconómicas del Gobierno de centroderecha español también recogen que, por quinto año consecutivo, la economía del país tendrá superávit en la balanza por cuenta corriente (1,9 % en 2017).

Asimismo planea una evolución de los precios del 1,5 % para este año.

El cuadro redactado por el Ministerio de Economía para apoyar los Presupuestos Generales se basa en unos supuestos que recogen un precio del petróleo de 56,4 dólares y un tipo de cambio euro-dólar estable.

Son unas previsiones "muy prudentes", dijo hoy en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros el titular de Economía, Luis de Guindos.

Tradicionalmente el proyecto de Presupuestos en España se presenta a finales de septiembre, pero hace seis meses el Ejecutivo del PP carecía de competencias plenas para elaborar ese tipo de normas, y que sólo recuperó tras la reelección como presidente del Gobierno de Mariano Rajoy el 29 de octubre.

Desde entonces el Gabinete empezó a preparar las cuentas del Estado en un proceso que sólo terminó de desbloquearse ayer gracias al acuerdo de última hora entre el PP y los liberales de Ciudadanos que, entre otros puntos, ha logrado una rebaja – del 21 al 10 % – del IVA que se aplica a los espectáculos.

Pero ese acuerdo, trasladado al Congreso, supone el apoyo de 169 diputados, por lo que al Ejecutivo le faltan seis escaños para los 176 que dan la mayoría absoluta necesaria para aprobar los Presupuestos.

El PP puede lograr el de una parlamentaria moderada de la región de Canarias y negocia los cinco de los nacionalistas vascos (PNV), a los que hace algunas semanas apoyó para que el Gobierno de esa región – de ese partido – sacara adelante sus propias cuentas para el año en vigor.

Le hace falta uno y no tiene mucho donde buscar, ya que tiene el rechazo claro de los partidos de izquierda y de los nacionalistas catalanes, inmersos éstos en un proceso soberanista que les aleja de los populares.

Con los socialistas del PSOE, que en octubre se abstuvieron para favorecer la reelección de Rajoy, ahora el acuerdo es improbable, porque el trámite parlamentario de los Presupuestos coincide con el proceso de primarias para designar al nuevo líder del partido (mayo) y su Congreso Federal para ratificarlo (junio).

Ninguno de los tres aspirantes a ese liderazgo está dispuesto a aparecer como báculo del Gobierno del PP, porque esa hipótesis genera malestar en la militancia socialista, decisiva en las primarias.

La única opción es otro diputado canario, Pedro Quevedo, asociado al PSOE pero de un partido independiente de esa región, que hasta ahora asegura que votará contra el "insuficiente" proyecto del Gobierno del PP para su tierra.

No obstante, Quevedo se deja querer y ha puesto precio a un hipotético apoyo a las Cuentas: 480 millones de euros adicionales a la financiación que recibe Canarias (Atlántico) que, por su insularidad, tiene más dificultades de desarrollo que la España peninsular.

Una derrota parlamentaria del PP en la principal ley del año, que son los Presupuestos, podría llevar a Rajoy a la disolución anticipada de la legislatura y la convocatoria de nuevos comicios, aunque el presidente la rechaza reiteradamente.