Gobierno EE.UU espera separación de familias inmigrantes tenga efecto disuasorio  

Por EFE martes 19 de junio, 2018

EL NUEVO DIARIO, ESTADOS UNIDOS.- El Gobierno de Estados Unidos espera que la política de separación de familias inmigrantes indocumentadas ordenada por el presidente Donald Trump, en la frontera sur sirva como “efecto disuasorio” para quienes busquen acceder al país de forma ilegal, aseguró este martes un alto funcionario.

“Esperamos que la nueva política tenga un resultado de efecto disuasorio, realmente esperamos que los padres paren de traer a sus hijos en estos peligrosos viajes”, explicó un responsable del Departamento de Salud y Servicios Humanos durante una llamada telefónica.

El alto cargo de la Administración había sido preguntado sobre si la institución estaba preparada para ampliar las instalaciones en las que mantienen a los niños que separan de sus familias en la frontera como consecuencia de sus políticas de “tolerancia cero”.

“Estamos preparados para continuar ampliándolas según lo necesitemos, pero esperamos que no sea necesario”, incidió el empleado público, quien contradijo a la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, al hablar de una “nueva política” y al reconocer la búsqueda del “efecto disuasorio”.

Las declaraciones llegan un día después de que Nielsen considerara “ofensivo” que se insinúe que la política de separación de familias tiene como objetivo disuadir a otros inmigrantes de que intenten entrar ilegalmente en EE.UU.

“¿Por qué crearíamos una política que hiciera eso?”, preguntó Nielsen, pese a que el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, admitió el año pasado que estaba planteándose separar a las familias inmigrantes como táctica de disuasión.

Nielsen se vio obligada ayer a acudir a la Casa Blanca a ofrecer explicaciones debido a la presión mediática y social que han recibido por estas nuevas medidas migratorias.

El lunes, la organización ProPublica difundió unas grabaciones de audio desde dentro de una de las instalaciones de la Patrulla Fronteriza en la que se podía escuchar a los niños, recién separados de sus padres al cruzar el límite con México de forma ilegal, llorando desconsolados y gritando “papi” y “mami”; mientras, un agente bromeaba: “Tenemos una orquesta aquí”.

Entre el 5 mayo -inicio de las políticas de “tolerancia cero”- y el 9 de junio, un total de 2.235 familias y 4.548 personas han sido separadas por las autoridades en este contexto, según datos oficiales.

De esas personas, 2.342 son niños que han pasado a ser considerados no acompañados y 2.206 adultos, quienes serán procesados por la vía criminal debido al cruce fronterizo.

Las nuevas medidas implican que quienes crucen los límites entre México y EE.UU. por puntos de acceso no oficiales serán procesados por un crimen, lo que implica que sean separados de los menores que llegan con ellos, ya que estos no pueden ser imputados por un crimen.

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar