Gobierno de Nicaragua dice que trabaja en “gran acuerdo nacional” ante crisis

Por EFE lunes 1 de octubre, 2018

EL NUEVO DIARIO,Managua.- La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, afirmó este lunes que el Gobierno está trabajando por alcanzar “un gran acuerdo nacional de paz y reconciliación” ante la crisis sociopolítica en el país, que ha dejado cientos de muertos desde abril.

“Estamos trabajando duro por la reconciliación desde las familias, la comunidad y por un gran acuerdo nacional de paz y reconciliación”, señaló Murillo, también primera dama del país, en un mensaje a través de medios oficiales.

Destacó que los nicaragüenses tienen “gran experiencia” en materia de paz y reconciliación, porque es “un pueblo de corazón generoso, sensible, de familia, de valores familiares”.

“Sabemos que podemos sanar nuestros corazones y reunirnos para ir adelante recorriendo los caminos que Dios ha dispuesto para Nicaragua”, continuó.

Nicaragua vive una crisis social y política que ha generado varias protestas contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega y un saldo de entre 322 y 512 muertos y más de 300 “presos políticos”, según organismos de Derechos Humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 199 los fallecidos.

El diálogo que sostenían la opositora Alianza Cívica y el Gobierno para superar la crisis fue suspendido de forma indefinida en julio pasado, después de que grupos oficialistas atacaran a obispos de la Iglesia católica, quienes actúan como mediadores.

La tensión aumentó luego de que este fin de semana la Policía disolviera varias manifestaciones en diferentes ciudades y capturara a decenas de personas tras haber calificado de “ilegales” las protestas contra el presidente Daniel Ortega.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la oficina del Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Ortega por “más de 300 muertos”, ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros, violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

Ortega ha negado los señalamientos y ha sostenido que se trata de un intento de “golpe de Estado”.

Las protestas contra Ortega y Murillo comenzaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de 11 años en el poder.

Anuncios

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar