Gobierno cubano niega torturas a opositor Ferrer y acusa a EEUU de mentir

Por EFE miércoles 20 de noviembre, 2019

EL NUEVO DIARIO, LA HABANA.- El Gobierno cubano justificó este miércoles el encarcelamiento del opositor José Daniel Ferrer desde hace casi dos meses por un supuesto acto violento y negó que haya sido torturado o privado de alimentos, “mentiras” que achacó a Estados Unidos y su embajada en La Habana.

Un inusual artículo publicado hoy en el diario estatal Granma, órgano oficial del gobernante Partido Comunista de Cuba (único legal), es la primera reacción pública al caso por parte de las autoridades cubanas, que califican a Ferrer de “agente asalariado al servicio de EE.UU., con una larga trayectoria de acciones de provocación”.

Ferrer, un disidente histórico de 49 años que ya pasó casi ocho años en prisión la pasada década, fue detenido el pasado 1 de octubre junto a otros activistas opositores y desde entonces permanece encarcelado en la provincia de Santiago (este).

La familia y compañeros del opositor, líder de la ilegal Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), han denunciado falta de información y acceso a Ferrer, así como supuestas torturas físicas durante su aislamiento.

Culpas para EE.UU.

El artículo de Granma, diario que fija la postura oficial de la dirigencia cubana en temas de actualidad, asegura que el opositor está pendiente de juicio, ha recibido la visita de su familia y ha contado con atención médica y asistencia religiosa.

“Todas las referencias a su desaparición física, al supuesto maltrato físico, a la tortura o a que recibe insuficientes alimentos son puras mentiras deliberadamente concebidas y orientadas por el Gobierno de Estados Unidos y su Embajada en La Habana”, refiere el escrito.

En él, se califican de “nueva campaña de calumnias y descrédito contra Cuba” los pronunciamientos de Washington respecto a este caso y se apunta a la Embajada de EE.UU. en La Habana como “el vehículo fundamental de atención, orientación y financiamiento de la conducta de José Daniel Ferrer, en clara manifestación de intromisión en los asuntos internos de Cuba”.

“La jefa de la misión diplomática (Mara Tekach) conduce personalmente este desempeño”, insiste el Granma, que acusa a la misión diplomática de “reclutar mercenarios, promover la división y la confusión en nuestro pueblo, de identificar las áreas de la economía contra las cuales dirigir las medidas coercitivas (…)”.

Según el artículo, Ferrer fue detenido “en respuesta a la denuncia presentada por un ciudadano cubano, quien acusa a Ferrer y a otros tres individuos de haberlo secuestrado durante toda una noche y propinado una severa golpiza que lo dejó en condiciones de ingreso hospitalario”.

Respuesta de UNPACU

Por contra, el opositor Carlos Amel Oliva, portavoz de Unpacu, consideró en declaraciones a Efe que el artículo de Granma es “una gran manipulación y una evidencia de que estamos en medio de un proceso judicial motivado por razones netamente políticas”.

“Estamos seguros de que el caso lo está llevando directamente la Seguridad del Estado porque han estado presentes en todos los momentos en que ha habido contacto entre la familia y entre la Policía y la Fiscalía”, aseguró.

Respecto al delito que se atribuye a Ferrer, Oliva replicó que “hay un cúmulo de personas que han presentado denuncias ante la Fiscalía por golpizas propinadas por la policía política mientras han estado detenidos y a estas denuncias nunca la Fiscalía les ha dado curso”.

El opositor insistió en que la detención de su compañero se produjo “sin órdenes de arresto ni de allanamiento” e incluyó el decomiso de los materiales con los que Unpacu hace “activismo pacífico y trabajo social”.

“Si es un delito común ¿por qué procedieron a allanar la vivienda sin orden de registro, por qué ocuparon teléfonos celulares, mesas y sillas?”, cuestionó.

Además, atribuyó a la presión internacional las escasas visitas familiares que le han permitido a Ferrer, a quien su esposa “vio en una situación deplorable” y quien “pasó 25 días en huelga de hambre sin atención médica”.

Respecto a las acusaciones del Gobierno cubano contra la Embajada de EE.UU., el portavoz de Unpacu dijo que la misión diplomática “se ha comportado de manera solidaria con las víctimas de la represión del régimen cubano, que somos no solo opositores, sino periodistas independientes y artistas”.

“Por el hecho de disentir o tener una opinión diferente al PCC, el régimen cubano nos considera contrarrevolucionarios y mercenarios y en tal sentido pues la respuesta que cabe darle al Granma es si también van a decir que los 2,5 millones de cubanos que votaron ‘no’ por el proyecto de nueva Constitución también fueron motivados por la embajada norteamericana”, agregó.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar