Gobierno brasileño dice que “no puede darle la espalda” a los venezolanos

Por EFE miércoles 8 de agosto, 2018

EL NUEVO DIARIO, BRASIL.- El ministro de Seguridad de Brasil, Raúl Jungmann, afirmó este miércoles que su país “no puede darle la espalda a los venezolanos”, en alusión al cierre de la frontera entre ambos países decretado por un juez y luego anulado por un tribunal superior.

La frontera estuvo cerrada esta semana durante unas 20 horas en el norte del país, concretamente en el estado de Roraima, que es la principal puerta de entrada para los venezolanos que buscan huir de la crisis política, social y económica en que está inmerso su país.

Un juez federal atendió una demanda en ese sentido presentada por la Gobernación de Roraima, la cual alega que el masivo ingreso de venezolanos, calculados en unos 50.000 en el último año, contribuye a degradar la calidad de los servicios públicos en esa región.

La sentencia fue luego anulada por el Tribunal Regional Federal de la Primera Región que, accionado por la Abogacía General de la Unión (AGU), que representa al Estado, consideró que “cerrar la frontera significa no reconocer al inmigrante como igual al brasileño”.

Según Jungmann, el Gobierno del presidente Michel Temer, que se ha mostrado dispuesto a recibir a los venezolanos por razones humanitarias, considera que Brasil “no puede darle la espalda” a ciudadanos del país vecino, ya que “viven una situación muy difícil”.

El ministro, quien participó hoy en un evento organizado por empresarios del campo, también insinuó que el pedido de cierre fronterizo presentado por las autoridades de Roraima pudiera estar vinculado a cuestiones políticas internas de esa región, frente a las elecciones que se celebrarán en octubre próximo en Brasil.

En esos comicios, los brasileños elegirán un nuevo presidente y a los gobernadores de los 27 estados del país, así como renovarán las dos cámaras legislativas.

Jungman, consideró, a título personal, que la decisión de pedir el cierre de la frontera pudo haber tenido alguna “interferencia tóxica de las elecciones”, lo cual afirmó que sería “intolerable”, pues “ese asunto no puede ser incluido en la disputa electoral”.

El ministro apuntó que, desde que en febrero pasado el Gobierno declaró una “situación de vulnerabilidad” por el masivo éxodo de venezolanos, ha aumentado los recursos financieros dirigidos a Roraima, a fin de paliar la situación.

Asimismo, en cooperación con entidades internacionales, como el Alto Comisario de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), ha instalado campamentos en los que los venezolanos son acogidos.

También ha puesto en marcha un programa para trasladar a los venezolanos que así lo deseen a otras regiones del país, mediante el cual 820 inmigrantes han sido ubicados en ciudades como Sao Paulo, Cuiabá, Brasilia y Río de Janeiro.

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar