Gobernador N.York dice que reforma fiscal en EEUU afectará economía de P.Rico

Por EFE sábado 2 de diciembre, 2017

EL NUEVO DIARIO, SAN JUAN.- El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, aseguró hoy durante su visita a Puerto Rico que la nueva reforma fiscal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprobada en la madrugada de este sábado por la Cámara baja federal, afectará fuertemente a la economía de la isla..


Expertos también han advertido que la reforma fiscal provocaría una catástrofe económica en la isla, debido al previsible abandono de empresas ante el impacto de la medida, afectando a 70.000 trabajadores de manufactureras, cuyo sector representa una tercera parte de los recaudos del Gobierno de Puerto Rico.

El motivo de alarma en Puerto Rico responde a que a efectos tributarios la isla es un territorio foráneo para EE.UU., aunque jurídicamente las empresas manufactureras que operan en el Estado Libre Asociado lo hacen bajo normativa federal estadounidense.

El objetivo principal de la reforma tributaria del presidente Trump es que la actividad manufacturera retorne al país norteamericano y crezca la economía.

“Increíblemente quieren tratar a Puerto Rico como un país extranjero. Los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses y tienen que ser tratados igual que todos los demás norteamericanos”, sostuvo Cuomo hoy tras visitar junto al gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, a Canóvanas, municipio al noreste de la isla.

“Esto será un insulto a la herida que ya tiene Puerto Rico por deuda y la devastación de los huracanes. Ahora es que el Congreso debe auxiliar en vez de herir. Exigimos que la reforma sea para impulsar a empresas a quedarse acá. Espero que el Congreso escuche esto y haga sus cambios para finales de año”, agregó Cuomo.

La reforma fiscal impone a las empresas estadounidenses tributar en EE.UU. el 14 % de las ganancias generadas fuera del país norteamericano y pagar además un impuesto del 20 % por las compras que hagan a sus afiliadas fuera de territorio nacional.

El 20 % incluye a las ventas de los productos manufacturados por las Corporaciones de Control Foráneo (CFC), dentro de las que se incluyen las de Puerto Rico, cuando son adquiridos por sus matrices en EE.UU.

La propuesta de Puerto Rico es que la reforma se apruebe luego en la Cámara de Representantes federal sin enmiendas para que reconozcan a la isla como otro estado cualquiera de EE.UU.

La ambiciosa reforma fiscal que promueve Trump implica un aumento del déficit presupuestario de 1,5 billones de dólares en la próxima década que él considera fundamental para revitalizar la actividad económica y acelerar el crecimiento anual del país por encima del 3 %.

El eje central de la propuesta republicana es una reducción impositiva a las empresas del 35 % al 20 % que el Senado prevé para 2019 y la Cámara Baja pretende inmediata.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar