Geólogo Osiris de León advierte urge frenar contaminación de las aguas del país

Por El Nuevo Diario domingo 4 de junio, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Al celebrarse este 5 de junio el Día Mundial del Medio Ambiente, el geólogo, académico y ambientalista Osiris de León exhortó al Gobierno, a las alcaldías, a los congresistas, al empresariado, a los ambientalistas, a los médicos y a todo el país, a trabajar de manera urgente para reducir los altísimos niveles de contaminación bacterial de las aguas superficiales y subterráneas.

Esto, en virtud, de que ante la ausencia de adecuados sistemas de alcantarillados sanitarios y plantas de tratamiento de aguas cloacales; ante la ausencia de una ley de Ordenamiento Territorial; ante la ausencia de planes locales para el correcto uso urbano e industrial de los suelos municipales.

También ante la ausencia de un programa de monitoreo permanente de la calidad de las aguas superficiales y subterráneas, el principal problema ambiental que hoy afecta a todos los dominicanos es la severa contaminación cloacal-bacterial de nuestras aguas, lo cual se traduce en incremento de las enfermedades vinculadas al uso y al consumo de aguas contaminadas con muy altos niveles de coliformes fecales.

De León dijo que es muy lamentable celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente viendo el horroroso y crónico nivel de contaminación cloacal de grandes ríos urbanos como el Ozama, Isabela y Haina de Santo Domingo los cuales reciben todo tipo de desechos cloacales procedentes de letrinas, sanitarios, granjas, mataderos y basureros; o ver la grave contaminación cloacal del río Yaque del Norte en Santiago de los Caballeros en los sectores Yapur Dumit, La Otra Banda y Rafey, donde el agua es totalmente cloacal.

Por igual, también está el caso del río Licey que recibe todo tipo de excrementos procedentes de cientos de granjas de pollos y de cerdos de Moca y Licey. Lo mismo pasa con el caso del río Maguá que al atravesar los núcleos urbanos de Hato Mayor recibe todo tipo de contaminación cloacal procedente de retretes, mataderos, granjas y basureros, por lo que muchas veces los médicos y los ambientalistas hemos denunciado que el uso del agua contaminada con Escherichia coli, Ameba, Klebsiella, Enterobacter,  Citrobacter y Estreptococo provoca enfermedades a la población dominicana y a nuestros visitantes.

Expresó que el Ministerio de Medio Ambiente, el Ministerio de Salud Pública, los médicos y los ambientalistas tenemos el deber de exigir al Gobierno, al Congreso, a los alcaldes y a la Liga Municipal Dominicana, mayores presupuestos para la construcción de adecuados sistemas de alcantarillados sanitarios y plantas de tratamiento de aguas residuales. Exigir a los dueños de granjas y mataderos que se provean obligatoriamente de biodigestores u otros sistemas de tratamiento de sus desechos bacteriales; demandar que todos los vertederos de basuras estén provistos de membranas geotextiles impermeables que aíslen sus lixiviados, y exigir a la hotelería instalar sus propios sistemas de alcantarillados sanitarios y plantas de tratamiento, porque este gravísimo problema de contaminación cloacal bacterial debe ser atendido y detenido con carácter de urgencia.

Finalmente, dijo que también debemos exigir a las industrias tratar sus efluentes líquidos químicos antes de verterlos en los cauces de cañadas, arroyos y ríos; exigir a las plantaciones agrícolas reducir el uso de plaguicidas, herbicidas y fungicidas agresivos a las aguas y al medio ambiente, y exigir a las empresas mineras que explotan minerales sulfurosos neutralizar o alcalinizar sus aguas ácidas antes de verterlas a los ríos y arroyos vecinos.

Apple Store Google Play
Continuar