Gangsterismo hará caer en picada Partido de la Liberación Dominicana

Por Francisco Rafael Guzmán sábado 27 de junio, 2020

En un titular de uno de los diarios en días pasados, se leía: La deuda dominicana sobrepasa los 38,300 millones de dólares (sic). En los párrafos,  el reportaje da cuenta de que entre enero y mayo del presente año el gobierno dominicano ha  hecho transacciones que provocan un aumento de unos 2,366.6 en el monto de la deuda pública de República Dominicana. Eso significa, lo de que el monto ahora asciende 38,300 millones de dólares de deuda pública (del sector público no financiero), que al día de hoy en deuda pública (del sector público no financiero) debemos como país, aproximadamente,  dos billones -no millardos- doscientos veinte mil quinientos cincuenta millones de pesos dominicanos, a una tasa de 58,45 la venta hoy 27 de junio del 2020.

El gangsterismo en política en la política dominicana es muy viejo, pero después de Trujillo, en los fraudes electorales y en el uso del poder fáctico para propiciar la represión y facilitar el saqueo del Estado comenzó con Balaguer, quien se jactaba de que la corrupción se detenía en la puerta de su despacho. No se equivocó Viriato Sención, en su obra: Los que Falsificaron la Firma de Dios, al llamarle -en jerga novelada- Dr. Mario Ramos. Ello así, porque tiraba la piedra y escondía la mano.

Sin embargo, hasta  partidos de la oposición aceptaron llamarle padre de la democracia. Podríamos pensar que Balaguer, según definición en la tipología de Weber en su obra: El Político y el Científico, Balaguer sería un hombre que vivió para la política, porque nadie podría señalarle que disfrutó de mucho boato y opulencia, ni hizo muchos viajes de recreo, tal vez nunca llegó a pertenecer a un club social. Ahora bien, lo importante al analizar su obra de gobierno es que gobernó para contribuir al enriquecimiento de otros. El proceso de acumulación originaria de capitales en su gobierno fue notorio, se habló de 300 millonarios en su gobierno de Los Doce Años. También a gente que aunque no se hicieran millonarios el cieno de la corrupción le dejó máculas en sus vestimentas o atuendos, ya que tuvieron algún tipo de movilidad económica espuria.

Que anatema de democracia dejó de legado Balaguer, la de la permisividad  del robo en las empresas del Estado, la de apropiación de tierras por parte de jerarcas militares y la del crimen y la intolerancia para poder ejecutar semejante dolo. Lo peor del caso es que el PLD, fundado en 1973, cuando ya Juan Bosch sabía que sectores de poder norteamericanos no lo querían a él para presidente del país porque no era manejable por ellos y sin embargo querían que el PRD fuera gobierno, ha sabido ser discípulo de Balaguer.

A Bosch no lo querían sectores de poder norteamericanos porque era honesto, creía en la justicia social y no obedecía a ningún poder extranjero. Bosch era un enemigo irreconciliable de las multinacionales que saqueaban el país y nos destruían el medio ambiente, como la Falconbridge, la Alcoa Exploration, la Rosario Mining   y la Gulf and Western. El comité político del PLD eligió desde las elecciones de 1990 servirse del poder, no le preocupó el fraude que le hicieron a Bosch y al pueblo dominicano en las elecciones, se preocuparon por las posiciones en el congreso, no se atrevieron a desafiar a Balaguer, el maestro de los fraudes electorales y del gangsterismo en la política.

Hoy el PLD de Danilo y su cohorte de funcionarios no les importa endeudar al país, porque eso significa tener dinero disponible para hacer obras que son sobrevaluadas y algunas de ellas con vicios de construcción, no importándole que sea devastado el medio ambiente, para construir tales obras, como pasa en Pizarrete  de la provincia Peravia con el río Nizao y  muchas lomas que han sido destruidas en el país. Mientras esto ocurre, con lo que se enriquece un grupo de ingenieros y funcionarios del Estado, la salud pública sigue siendo sometida a un descalabro con el mal trato del gobierno. Esto ocurre especialmente con la privatización de los servicios, la falta de vituallas o insumos en los centros de salud del Estado, la desregulación de servicios privados, la permisividad hasta de la violación del juro médico por parte de la medicina privada y lo que es peor los bajísimos salarios de los médicos de los de Salud Pública.

Al parecer el presidente cree que todo le luce y no es así. Con el fin de vengarse de Leonel no oculta que quiere un presidente títere, a su merced. Pardiez mi señor, diría Sancho a Don Quijote, pero es que a usted y los suyos no les pueden tratar con benevolencia la gente del PRM. A Danilo parece que le ha pasado que cree que el manejo del presupuesto y de un endeudamiento descomunal todo lo puede, y su candidato, el cual parece tener dificultades para hablar, será elegido. Parece no darse cuenta que a él y su camarilla no  quiere casi nadie o por lo menos no lo quiere la mayoría. Sólo un fraude grande y el uso de toda la maquinaria del Estado (el poder fáctico) podrá impedir que salgan del poder.

Ahora bien, en este país en este proceso, en medio de una crisis sanitaria que no es chiquita, al parecer hay un gran perdedor: Leonel Fernández, salvo que no haya una sorpresa en las urnas el día 5. Porqué digo esto, por lo que pasó con las primarias. Quedó según las cifras de la JCE muy cercano a Gonzalo Castillo, en el certamen interno del PLD. Evidentemente, Leonel no perdió en buena lid en las primarias, pero usaron el poder para aparentar que era el perdedor y lo lograron. En las municipales el nuevo partido de Leonel llevó pocos candidatos a cargos municipales y no obtuvo sindicaturas.  Al parecer dispone de muy pocos recursos pecuniarios para campaña.

No parece que la gente que favorece a Leonel pueda favorecer a Gonzalo Castillo. El PLD tiene muy pocas posibilidades de triunfo en el certamen del día 5. A partir de ahora, para el PLD hay un antes y un después, como le pasaría casi siempre al criminal  aleve que después que mató no puede vivir tranquilo. El daño de Danilo y su grupo a Leonel se consumará en las elecciones, siempre que no se destape una caja de pandora, pero el daño grande que Danilo y su grupo ha hecho es al pueblo dominicano que se lo ha hecho, con el robo y la pobreza despiadada de los sectores populares y de sectores de las capas medias y de la pequeña burguesía. El PLD podrá seguir existiendo, pero si no hay fraudes colosales, en el PLD no habrá tranquilidad a  partir de pronto. Convirtieron al PLD en una basura de partido, como me dijera JD (quien fue militante notable de ese partido) cuando se dejaron quitar el triunfo en 1990, por seguir el legado de Balaguer y no el de Juan Bosch.

Lo penoso es que con el PRM no vamos a tener un gobierno que enfrente a la burguesía financiera, ya que necesitamos romper con el neoliberalismo. Ese es el cambio que necesitamos ahora, a escala planetaria, para salvar la vida y salvar el planeta, la ruptura con el modelo neoliberal y la burguesía financiera. Algo que ni Abinader, ni le Leonel y ni la gente de Danilo aspiran, porque sería como se suicidarán, sería renunciar a sus intereses.

 

Por Francisco Rafael Guzmán F.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar