Gabriel Moquete

Por Ramón Saba jueves 7 de diciembre, 2017

Nació en San Pedro de Macorís el 1 de febrero de 1940 y falleció el 28 de octubre de 2017 en San Francisco de Macorís.  Su nombre completo es Pedro Gabriel Moquete de la Rosa.

Poeta, decimero, músico y Vivió su infancia, adolescencia y primeros años de juventud en el municipio de Ramón Santana (Guaza), donde protagonizó una activa vida artística y cultural. Se destacó como cantante y como músico. Tocaba la trompeta en la Banda de Música. Escribió sus primeros poemas inspirado en los recursos de la naturaleza, los arroyuelos y los ríos, como en los amoríos propios de la edad.

En los años 60 y 70 Gabriel residió en Santo Domingo y desde entonces comenzó a destacarse como decimero y colaborador del histórico programa deportivo “Amalgama de colores en la pelota”, dirigido por el comentarista Max Reynoso, en el que figuraba con el seudónimo de El Ángel de Oriente. Posteriormente fue colaborador del mismo programa, conducido por César Daniel Medina Núñez, con el seudónimo de El Cantor de los Gigantes. Fue colaborador del periódico “Hablan los Comunistas”, órgano del Partido Comunista Dominicano, utilizando el seudónimo Eloy. Fue colaborador de la revista “Barquito de papel”, editada por el artista plástico Manuel Almonte, y también fue colaborador de la revista Vetas, que dirige su hermano Clodomiro Moquete. En la década de los años 70, hasta la hora de su muerte, se estableció en San Francisco de Macorís, donde logró el aprecio de la comunidad artística y cultural de esa comunidad.

 A partir del año 2010 Gabriel Moquete logra gran éxito desde la plataforma virtual de la revista Vetas y la comunidad literaria y cultural del país lo reconoce como uno de sus principales decimeros. Diferentes y reconocidas instancias lo denominan como El General Decimero, epíteto con el que lo bauticé hace algunos años, por su extenso aporte a este subgénero poético, el cual se le ha quedado como marca de identificación.

Gabriel Moquete publicó en el año 2014, su libro “Décimas del General”, auspiciado por Vetas Editoriales, dejando inéditas las obras “Avioncitos de papel”, poemas para niños, e “Historia dominicana en décimas”. Posteriormente, el editor y artista del pincel Manuel Almonte, le publica tres interesantes opúsculos: “Estampa criolla”, “Más décimas gabrielianas” y “Las vírgenes de Galindo”.

Cabe destacar, que Gabriel Moquete participó en importantes recitales y conversatorios junto a consagrados intelectuales y escritores, siendo uno de ellos el titulado “Voces herejes”, producido y conducido por mí, en el cual compartió espacio con otros renombrados poetas dominicanos entre ellos el también fenecido Federico Jóvine Bermúdez, Ángela Hernández, Jennet Tineo, Luis Carvajal, Camelia Michel, Martha Rivera-Garrido, Juan Freddy Armando, Leibi Ng, César Sánchez Beras, Rossalina Benjamín y quien suscribe este texto. Varios poetas le han dedicado versos a su calidad humana y literaria, entre ellos la escritora Leibi Ng, Bienvenida Moquete, Mariano García y un servidor.

El artista plástico Manuel Matos, considera que Gabriel Moquete reformula la décima criolla, dotándola de la delicadeza y profundidad que le corresponde como alternativa literaria creacional, demostrándonos que en todo hay poesía, motivo de inspiración… Gabriel se ha colocado como referente de nuestra décima.

La poeta Felicia Vásquez estima que adentrarse en el mundo de la décima siguiendo las huellas de Gabriel Moquete es pisar sobre seguro. Él ha marcado una ruta clara, definida para vivir esta forma de expresión literaria. Al seguirla,  entramos en contacto con la sensibilidad  de un escritor que expresa en sus versos las exquisiteces de la ternura, la calidez de la vida simple, las añoranzas del entorno rural y los hitos y personajes más significativos del  devenir histórico de nuestro país.

El poeta español Fortu Bitan Bitan confiesa que descubrir a Gabriel Moquete fue para él dar con un fértil oasis donde reponerse del árido desierto que, a veces, puede resultar la vida, pues sus magistrales poemas fertilizaron y enriquecieron su alma como la lluvia reverdece la grama. Así, la poética de Gabriel y sus insuperables décimas, hacen revivir con lírica maestría, grandes eventos históricos y, con ellos, a ilustres personajes que dejaron una huella imborrable en la historia de su país.

Finalmente, el laureado escritor César Sánchez Beras opina que Gabriel Moquete no sólo fue uno de los mejores decimeros de las últimas décadas, también era un fino poeta en cualquier envase estrófico. Sus sonetos, sus versos libres, sus romances y cuartetas, toda su obra, sin excepción tienen el sello de estatura trascendental. La Republica Dominicana tuvo en sus versos un verdadero cronista. Nada quedó fuera de su ojo poético, los deportes, las viñetas campesinas, los amigos, los juegos, la infancia, la vida simple del campo y los vericuetos filosóficos del intelectual, fueron tratados desde el pulso del poeta simple y desde el buril del aeda complejo. Su vida fecunda en la poesía queda trunca ante las pocas publicaciones que hiciera de sus libros. Su presencia en el cultivo de la Décima Espinela trascenderá por la calidad vital de su poesía.

Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS DOMINICANAS, primero otorgándole créditos de esta publicación a los queridos amigos Clodomiro Moquete y Manuel Matos, pues fueron excelentes fuentes de las que me alimenté para este trabajo…  y segundo, colocando más abajo un fragmento de una décima espinela del inolvidable General Decimero Gabriel Moquete:

Juan Pablo Duarte

 La libertad que hoy tenemos

con la patria soberana,

de La Trinitaria emana,

¡a Duarte se la debemos!

Si en la historia nos metemos

hurgando en el más allá,

no aparece nadie más

que confiara plenamente

en un país floreciente

dueño de su libertad.

 

Núñez de Cáceres fue

quien tuvo aquel primer sueño,

pero nos buscaba un dueño,

estaba falto de fe.

A la Gran Colombia ve

como fuerte protección,

no se le cuajó la acción,

y aquella idea de país

pronto acabó cuando Haití

penetró con su invasión.

Duarte organizó la idea

de un país independiente,

comprendía sabiamente

que había que echar pelea,

que un estado no se crea

contando con otro estado,

ya Duarte había elaborado

conceptos de libertad

y no abandonó jamás

su ideario apasionado.

Comenta