Fumadores de cigarrillos electrónicos enfrentan mayores posibilidades de enfermarse de los pulmones, según estudio

Por El Nuevo Diario martes 17 de diciembre, 2019

EL NUEVO DIARIO, INTERNACIONAL.- Un nuevo estudio ha revelado que las personas asiduas a fumar cigarrillos electrónicos tienen un mayor riesgo de enfermarse y de contraer enfermedades pulmonares crónicas y graves, las cuales afectan directamente su salud debido a los componentes químicos que estos emanan.

La investigación, publicada el lunes en el American Journal of Preventive Medicine, incluyó una muestra de 32,000 adultos dentro de Estados Unidos, donde los evaluados no tenían signos de enfermedad pulmonar cuando el estudio comenzó en 2013.

Asimismo indica, que luego de Tres años los investigadores descubrieron que aquellos que usaban cigarrillos electrónicos tenían un 30 por ciento más de probabilidades de desarrollar una enfermedad pulmonar crónica que aquellos que no lo hicieron.

“El uso de cigarrillos electrónicos predijo el desarrollo de enfermedad pulmonar en un período de tiempo muy corto. Solo tomó tres años”, dijo Stanton Glantz, autor del estudio, quien agregó que algunos de los sujetos también pueden tener productos vaporizados con THC, el ingrediente psicoactivo de la marihuana, no solo la nicotina.

Las personas que fumaban cigarrillos regulares tenían un mayor riesgo de desarrollar enfermedades pulmonares crónicas que aquellas que solo fumaban cigarrillos electrónicos, pero el estudio también encontró que muchos adultos que probaron cigarrillos electrónicos terminaron usando ambas formas de tabaco.

El estudio encontró que las personas que fuman cigarrillos electrónicos, así como el tabaco tradicional, más del triple de su riesgo de desarrollar enfermedad pulmonar crónica.

“La mayoría de los adultos que usan cigarrillos electrónicos continúan fumando”, dijo a NBC News Glantz, del Centro de Investigación y Educación sobre el Control del Tabaco de la Universidad de California en San Francisco .

“Y si lo hacen, corren el riesgo de fumar más el riesgo del cigarrillo electrónico”, agregó.

El estudio se suma a la creciente evidencia de que el vapeo puede causar daños físicos, incluidas quemaduras químicas en los pulmones, cicatrices por metales tóxicos, obstrucción pulmonar por el aceite de vitamina E e incluso daños por baterías sobrecalentadas que explotan.

Estudios anteriores identificaron una conexión entre los cigarrillos electrónicos y la enfermedad pulmonar en un solo punto en el tiempo, pero los expertos no habían demostrado efectos a largo plazo, dijo Glantz.

“Dijeron que no había evidencia de efectos a largo plazo. Este estudio, que observa a la población general a lo largo del tiempo, está comenzando a llenar ese vacío”, dijo, según el San Francisco Chronicle .

Las enfermedades citadas en el estudio son diferentes del aumento reciente en enfermedades relacionadas con el vapeo, llamado EVALI, o lesión pulmonar asociada al cigarrillo electrónico o vapeo.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informaron la semana pasada 2,409 casos en los Estados Unidos, Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos. La gran mayoría de los casos involucraron vapear THC y, en muchos casos, se usaron vapes falsificados, informó NBC News.

Los productores y promotores de cigarrillos electrónicos, como Juul Labs, a menudo afirman que sus productos, una mezcla de nicotina, glicerina y otros químicos que agregan sabor, son más seguros que el tabaquismo tradicional.

“En el debate sobre el cigarrillo electrónico, se trata de ‘¿Es esto mejor que eso o qué pasa si cambias?'”, Dijo Glantz. “Para las personas que cambiaron, sus riesgos disminuyeron. Pero en el mundo real, la mayoría son usuarios duales. En realidad están peor que los fumadores de tabaco”.

En septiembre, la Casa Blanca y la Administración de Drogas y Alimentos advirtieron que podrían prohibir las ventas de los populares cartuchos de cigarrillos electrónicos con sabor.

Las cápsulas con sabor representan aproximadamente el 80 por ciento de las ventas de Juul en los EE. UU. Con sede en San Francisco, y una prohibición federal podría costarle cientos de millones de dólares, según el Chronicle. Fuente TheNewYorkPost.

 

Anuncios