Francisco Liriano, a un paso de conseguir su victoria 100 en Grandes Ligas

Por El Nuevo Diario Jueves 8 de Junio, 2017

EL NUEVO DIARIO, OAKLAND – Tantas y tantas veces ha retornado exitosamente Francisco Liriano de percances físicos, que sus oponentes en el diamante y su propio equipo esperan una faena de altos quilates del experimentado zurdo dominicano de los Azulejos de Toronto prácticamente cada vez que se para en la lomita.

A un paso de las 100 victorias en el Béisbol de Lujo, Liriano tiene plena confianza de que ya estará listo para ser el eficiente abridor de siempre con miras a su tercer juego desde que salió de la lista de los inhabilitados, la semana entrante en su patio frente a los Rays de Tampa Bay o los Medias Blancas de Chicago.

“Quizás usted mire en sus números que no ha sido un fabuloso año para él, pero es un tipo que en cualquier momento puede dominar y ponchar más de 15 bateadores en un juego”, elogió el dirigente de los Atléticos de Oakland, Bob Melvin, que ha visto a Liriano desde la trinchera contraria por muchos años. “Cuenta con slider y cambio realmente buenos. Tiene buena velocidad en su recta, pero usted no puede esperarla todo el tiempo porque dispone de excelentes envíos rompientes”.

De acuerdo a las estadísticas proporcionadas por los Azulejos, Liriano tira su sinker en el 42.2 por ciento de las ocasiones, a velocidad promedio de 92.5 millas por hora. En su arsenal también figura el slider, el cambio de velocidad y una recta de cuatro costuras.

Ese manantial de talento le ha permitido a Liriano, de San Cristóbal, República Dominicana, apuntarse logros de muy buen nivel, como su temporada de 16-8 con efectividad de 3.02 con los Piratas de Pittsburgh en el 2013 y su juego sin hits ni carreras en el 2011, con el uniforme de los Mellizos de Minnesota frente a los Medias Blancas de Chicago.

“Con su material, poncha mucho y obliga a los bateadores a tirarle a envíos fuera de la zona”, analizó Melvin. “Cuando está bien, su repertorio es tan bueno como los mejores en las Grandes Ligas”.

Sin embargo, el destino no le ha permitido coleccionar más éxitos, no por falta de calidad sino por carencia de salud. Antes del 2017 había estado en la lista de los inhabilitados por más de media docena de ocasiones, incluyendo una Operación Tommy John o reconstrucción de ligamentos del codo izquierdo.

De cada uno de sus dolores de cabeza ha retornado como un mejor lanzador, ya que ha sido uno de los pocos en la historia que ha ganado el premio Retorno del Año tanto en la Liga Americana (2010) como en la Nacional (2013).

El dirigente de los Azulejos, John Gibbons, sabe que el zurdo quisqueyano tiene la capacidad para volver con renovados bríos. Con la del miércoles reciente en Oakland, Liriano suma dos encuentros iniciados desde que salió de la lista de los inhabilitados, en la que se perdió 23 días entre aperturas por inflamación del hombro izquierdo.

“Es un tipo grande, fuerte, que ha resultado muy bueno para nosotros”, agradeció Gibbons con respecto al veterano de 33 años de edad.

Obviamente, el comentario de Gibbons proviene del aporte de Liriano a los Azulejos en la recta final del 2016, cuando se apuntó seis aperturas de calidad en sus ocho inicios con Toronto luego de ser canjeado por los Piratas el 1 de agosto de ese año.

Y si el dirigente de los Blue Jays necesita un brazo que lo pueda ayudar desde el bullpen a la hora buena sabe que puede contar con el primo de Santiago Casilla -cerrador de los Atléticos de Oakland-, ya que Liriano retiró a los cinco hombres a los que se midió en extra-innings para triunfar frente a los Orioles de Baltimore en el Juego del Comodín de la Liga Americana del 2016.

“Se vio bien la otra vez [en su primera apertura post lista de los inhabilitados] y está saludable ahora”, indicó Gibbons. “Se apuntó unos ponches enormes [el miércoles en Oakland], pero no recibió la ayuda que requería de la defensiva”.

Debutante en la Gran Carpa con Minnesota en el 2005, Liriano sabe que no las tuvo consigo en su encuentro frente a los Atléticos, pero quedó contento porque ya no tiene problemas de salud. “Me sentí mucho mejor físicamente que en la primera apertura [frente a los Yankees de Nueva York el 2 de junio], pero estaba fallando mucho con la localización de mis pitcheos. Me quedaba mucho detrás en el conteo. Los resultados no fueron como yo los quería”.

La experiencia de tantos años en la meca de la pelota le permite saber que no está lejano el día en el que pueda volver a lanzar a su plena capacidad. De hecho, al preguntársele cuánto tiempo necesita Francisco Liriano para ser de nuevo Francisco Liriano, adelantó que éso pudiera pasar de una vez en su próximo juego.

“Hay que seguir trabajando en lo que tengo que trabajar”, subrayó Liriano. “Necesito mejorar con los pitcheos. Eso lo puedo hacer entre aperturas”.

De los Azulejos del 2017, Liriano tiene plena confianza de que su equipo dispone de la calidad para salir del foso y meterle un susto a sus adversarios con miras a una posible incursión en la postemporada.

“Necesitamos mantenernos en conjunto, jugando fuerte, como lo estamos haciendo ahorita”, dijo Liriano, que ha intervenido en los Play-Offs con tres de sus cuatro equipos en las Mayores -lanzó brevemente en la campaña del 2012 con los Medias Blancas- incluyendo una perla de una sola carrera en siete episodios en el partido del Comodín del 2013 con los Piratas frente a los Rojos de Cincinnati.