Francisco Liriano contento ante la oportunidad de ser abridor en los Tigres

Por El Nuevo Diario domingo 25 de febrero, 2018

EL NUEVO DIARIO, LAKELAND, Florida – Francisco Liriano pasó la primera mitad de su carrera como ligamayorista atormentando a los Tigres como una de las promesas de los Mellizos. Eso ha cambiado en los últimos años a medida que el lanzador dominicano ha ido de un equipo a otro y operaciones le han robado fuerza del brazo izquierdo.

El dominicano se siente feliz por la oportunidad que le dará Detroit d ser abridor otra vez.

No obstante, fue un poco raro ver a Liriano con el uniforme de Detroit. El veterano firmó un contrato de un año para reforzar el cuerpo de pitcheo de los felinos.

“Se siento un poco distinto”, reconoció Liriano.

Liriano, de 34 años de edad, se encuentra con su cuarto equipo en los últimos años y el sexto de su carrera. Tanto al lanzador como a los Tigres le gustarían volver a ver rasgos del joven serpentinero que el capataz Ron Gardenhire recuerda.

“En realidad considero que en el 2006, fue tan bueno, sino es que mejor, que hasta [el venezolano Johan] Santana”, dijo Gardenhire. Fue uno de los mejores lanzadores en la liga ese año y se ha recuperado. Sabemos lo que hace: Tira el slider al suelo y [los bateadores] le hacen swing porque parece una recta. Es increíble”.

A lo mínimo, Liriano quiere demostrar que sus problemas en el 2017 no son indicio del tipo de lanzador que es. La clave en ese sentido es la salud.

Liriano perdió un mes la temporada pasada por inflamación en el hombro de lanzar, pero indicó que el problema fue en el cuello.

“Creo que estaba entrenando demasiado fuerte. Levantando demasiadas pesas sin estirarme lo suficiente”, dijo.

Liriano regresó a la acción a mediados de la temporada, tuvo problemas como abridor en los Azulejos y fue trasladado al bullpen. El 1ro de agosto, fue canjeado a los Astros, los eventuales campeones, por quienes fungió como especialista zurdo. Aunque está agradecido por esa oportunidad y consiguió su primer anillo de Serie Mundial, Liriano quería la oportunidad de competir como abridor cuando se convirtiera en agente libre. El veterano tuvo que esperar y reconoció que fue difícil verse en casa cuando comenzaron los entrenamientos.

“Algunos equipos me querían en el bullpen. Otros querían que hiciera de las dos cosas”, dijo Liriano. “Siento que jugar para [Gardenhire] me pone fáciles las cosas. Con la oportunidad que tengo de ser abridor aquí, es muy importante para mí tratar de recuperarme del año pasado y hacer todo lo posible por ganar algunos juegos este año”.

Si hay alguien que sabe de repuntes, es Liriano, el único jugador que ha sido reconocido como Regreso del Año dos veces. Se adjudicó el galardón en la Liga Americana como integrante de Minnesota en el 2010 antes de ganarlo en la Liga Nacional con los Piratas luego de sumar 16 victorias en el 2013.

En ambas ocasiones, Liriano ayudó a su club a llegar a la postemporada, al igual que lo hizo en los últimas dos años luego de ser cambiado durante la campaña. Liriano no pretende guiar a los Tigres a los playoffs, pero si logra estabilizar el joven cuerpo monticular de Detroit – y quizás llamar la atención de otros equipos a mediados de la temporada – podría ser una bendición para el equipo al que por mucho tiempo torturó.

“Afortunadamente, me siento saludable”, dijo el monticular. “Trataré de encontrar la manera de mantenerme saludable toda la temporada y lanzar lo más que pueda”.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar