Formerio Rodríguez

Por Ramón Saba jueves 3 de octubre, 2019

Nació en la Zona Colonial de la ciudad de Santo Domingo, el 1 de octubre de 1942. Su nombre completo es Manuel Formerio Rodríguez Cruz.

Ensayista, narrador, poeta, actor, periodista y gestor cultural. Es un autodidacta muy fecundo. Dejó los estudios para dedicarse al Teatro, el cine, las Artes visuales, el periodismo, la Televisión y el trabajo social educativo y cultural. Fundó las siguientes entidades: El primer Club de Boca Chica, el Colegio Amor (para niños pobres), el Liceo Andrés Avelino (en complicidad con otros jóvenes de la zona), las Escuelas Amor Internacional del Ensanche Espaillat en Santo Domingo (una hasta el bachillerato y la otra de Artes Manuales), la Confraternidad Cultural Quisqueyana y desde esa organización también la Cancha Centro (junto a otros amigos), el Club Amor Internacional, la Academia Deportiva Campesina, la Academia de Música “Amor en Sol” y  la Academia de Pintura Paul Giudicelli. Presidió la Asociación Pro-Desarrollo que logró la Escuela Vitalina Mordán de Cruz. Organizó el primer Campeonato Cañero del Ingenio Boca Chica y la Liga de Softbol Ingenio Bocachica, además los “Primeros Juegos Deportivos Jalisco y el Primer Festival de la Voz.

 

Formerio Rodríguez ha estado ligado en calidad de periodista con los periódicos El Caribe, El Nacional, Hoy, El Siglo, La Noticia, El Sol y la revista ¡Ahora!…  Fuera del país ha sido colaborador de la Revista Visión (Venezuela), Los Mil Dominicanos en New York (revista) y en televisión con “Show del Mediodía”, Rahintel, en “Alta tensión“ y con Mari Santana del Canal 47 y CNN en New York.

Fue parte del Equipo de Docentes de Pro-Familia impartiendo conferencias sobre Educación Sexual y Enfermedades de Transmisión Sexual. Imparte conferencias sobre Mercadeo para Emprendedores y Desarrollo Humano en instituciones como el Centro Cultural Banreservas, Liceo Hilda Gutiérrez, (auspiciado por Caminante y la Vicepresidencia de la República Dominicana), Colegio Episcopal San José, la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña, el Liceo Andrés Avelino y otros tantos en el interior del país.

Es miembro del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP), del Colegio Dominicano de Artes Plásticas (CODAP) y presidente de la Asociación de Pintores de Boca Chica. Dirigió la película “Testimonio” y ha participado como actor en algunas cintas cinematográficas y pertenece al Sindicato de Trabajadores de la Construcción. Ha presentado 5 Exposiciones de Fotografía y 5 de Pintura. Forma parte del Grupo Literario Rafael Nuñez Grassals.

En el haber bibliográfico de Formerio Rodríguez descubrimos 6 títulos: Idalia y el presidente (ensayos); Pelótica (ensayo político); Boca Chica 84 (selección de artículos); Boca Chica 85 (selección de artículos); Trujillo, el primer chulo de Boca Chica (novela histórica); Los hombres que matan mujeres son gays (ensayo); Amor Farándula TV (colección de entrevistas) y Viaje al cielo con visa de paseo (novela).

Formerio Rodríguez ha sido merecedor de importantes reconocimientos, tales como haber sido seleccionado dos veces como corresponsal estrella del periódico “El Nacional”; además obtuvo el premio Gran Diamante y el premio “Flor del Sol” (ambos en Boca Chica) y fue finalista en el concurso “Mejor Guión de Cine” de la Embajada de Francia. Es importante resaltar que la escuela de Brisas Punta Caucedo lleva su nombre.

El poeta Milcíades Lémbert confiesa que hablar sobre Formerio Rodriguez, es dibujar una sonrisa en el rostro, al reconocer y enorgullecerse de una historia de vida, rica en humildad, trabajo, solidaridad, pero sobre todo de talento.  Siempre ha sido una figura de los medios de comunicación y de las artes; el mundo literario debe sentirse satisfecho de sus creaciones y gestión cultural y en todos sus escritos deja su autenticidad, alta sapiencia cultural y estética literaria.

Por otra parte, el editor Jaime Meléndez dice que Formerio Rodríguez, tuvo la dicha de haber compartido gran parte de su trayectoria como periodista de fuste, con el reconocido periodista y poeta de la Poesía Sorprendida, Freddy Gatón Arce, quien fue el primer director del periódico “El Nacional”; además con don Radhamés Gómez Pepín, quien fue su sucesor en el susodicho periódico. Formerio Rodríguez es un aventurero de la filantropía, un amante del servicio a los demás y un defensor de las causas más justas; pero, sobre todo, un gran amigo.

 Finalmente, el periodista Nino Peña Santos señala que la obra periodística y literaria de Formerio Rodríguez esta matizada por las vivencias y la cotidianidad de aquellos a quienes los avatares de la vida convierten en personajes de los pueblos y ciudades, así como también de relatos de políticos y gobernantes que, atraídos por la belleza de la playa de Andrés, Boca Chica, vivieron en el poblado. Sus trabajos periodísticos han recibido reconocimientos por la calidad y por la forma novedosa de abordar los temas propuestos más allá de la inmediatez, unos como aportes a problemas nacionales y otros para destacar valores humanos de humildes hombres y mujeres que hicieron del trabajo su guía del progreso personal, familiar y social.  Lo humano en su obra es lo que le ha garantizado la permanencia.

Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS DOMINICANAS con un poema en prosa de Formerio Rodríguez:

 EL BATEY

 Con un sombrero en la mano

acéfalo y transparente

pasea el viento sus rizos invisibles

a su lado va el tiempo 

jugueteando sin prisa

el obrero mugriento 

traza un arco en el camino al barrancón

donde espera una mujer y una prole

donde espera el dolor

y el hambre

el obrero camina sin avanzar jamás

su barraca no es suya

no es suya su mujer

-ya lo dijo el poeta- 

son cosas del Ingenio

sus millones de hijos

atrapados

por el olor de los cañamelares

son miembros de un ejército vestidos

con harina de trigo

nadie mira el batey

nadie siente el dolor

el vaho del alcohol penetra los anafes

sin candela

y el niño canta su canto acompasado

y el Ingenio pega gritos estrepitosos

y el ferrocarril truena con pisadas de acero

y los viejos maquinistas cuentan sus historias

de ron y prostitutas

de hijos amontonados en los callejones

nacidos de la borrachera y la lujuria 

nacidos de las aberraciones

productos de las complicidades de las noches

con las mentes vacías.

 

Por Ramón Saba

Anuncios

Comenta