Fiscales satanizan al matador y ladrón de camión por muerte de chofer dominicano de la MTA

Por admin Viernes 24 de Marzo, 2017

NUEVA YORK._ En la continuación del juicio que se le sigue a Domonic Whilby, sobrino de un famoso modelo y actor, y quien borracho, se robó un camión repartir de frutas, chocando el autobús de la Autoridad Metropolitana de Tránsito (MTA), William Peña, en febrero de 2014, los fiscales, cerrando sus argumentos, satanizaron al acusado, como “un hombre con total desprecio por la vida humana”.

El juicio, que cierra hoy, se ventila en la Corte Suprema Estatal de Manhattan y los fiscales buscarán que el juez imponga la pena máxima a Whilby, quien se declaró “no culpable” y rechazó un acuerdo de culpabilidad con la fiscalía.

El fiscal adjunto del distrito de Manhattan, Randolph Clarke Junior, dijo que aunque Whilby, estaba intoxicado, hizo intentos para volver a donde se alojaba y estaba tratando de hacer precisamente eso cuando se robó el vehículo con el que asesinó a Peña.

"El acusado mató al señor Peña, porque no se preocupó por el riesgo que creó," dijo el fiscal adjunto.

Whilby, de 25 años, sobrino del modelo y actor Tyson Beckford, estaba en una fiesta con su famoso tío en el night club “1OAK” en la calle 17 Oeste, el 12 de febrero de 2014.

La abogada de Whilby, Laura Miranda, dijo al jurado que él estaba demasiado borracho como para tener alguna idea de lo que hacía.

"Todos los accidentes son trágicos… no todas las tragedias son un crimen", dijo la jurista.

Añadió que Whilby no estaba consciente de nada, cuando se robó el camión desde el muelle de carga y comenzó a manejar por el centro de Manhattan.

Las deliberaciones finales del juicio, concluirán hoy viernes.

LA TRAGEDIA

Whilby estaba en la fiesta en una discoteca de Chelsea la mañana que se robó el camión alrededor de las 5:20 y condujo a toda velocidad violando la luz roja de numerosos semáforos, hasta chocar la guagua en la que estaba el chofer dominicano.

El impacto fue tan fuerte que el conductor, salió expulsado y cayó en el pavimento, muriendo de las heridas.

"Si es necesario, esta familia va a revivir la tragedia con sus hermanos y hermanas del sindicato de la MTA", dijo el abogado Sanford Rubenstein, un especialista en derechos civiles que representa la parte civil.

El acusado conducía a toda velocidad hasta estrellarse contra la guagua conducida por Peña, en la calle 14 y Octava Avenida en Manhattan, el 12 de febrero de 2014.

El fiscal le ofreció un acuerdo para una sentencia de entre 14 a 24 años en la cárcel, si se declaraba culpable, pero rechazó la oferta y si es encontrado responsable por un jurado en el juicio, se enfrentaría a una pena de entre 25 años a cadena perpetua.

El fiscal Clarke dijo que entregó la oferta a la abogada de Whilby y se le dijo que era no negociable.

El juez Gregory Carro le advirtió al acusado que la oferta era muy razonable.

"Esa es una oferta señor muy razonable, pero su abogada me dice que no está interesado en tomar este ofrecimiento, ¿es correcto?", le preguntó el magistrado al sospechoso en una breve aparición en la Corte Suprema de Manhattan, antes de fecharse el juicio que se ventila.

Whilby respondió que rechazaba la oferta y que se enfrentará al jurado en el juicio.

"Ok, se le hará un juicio", le contestó el juez Carro.

Nancy Peña, viuda del conductor dominicano, pidió que Whilby sea condenado a cadena perpetua.

“Hemos estado aquí por más de dos años y queremos que esto llegue a su fin", añadió la dominicana. La familia reside en Nueva Jersey.

Ella dijo que no estaba de acuerdo con la oferta de la fiscalía al acusado, pero la familia quería que concluyera el proceso, porque lleva más de dos años esperando por ello.

Por Miguel Cruz Tejada