Fiscal paraguayo aplaude juicio a exintendente por asesinato de periodista

Por El Nuevo Diario Miércoles 1 de Marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, ASUNCION.- El fiscal general del Estado de Paraguay, Javier Díaz Verón, aplaudió la decisión hoy de la Justicia de enjuiciar al exintendente del gobernante Partido Colorado Vilmar Acosta como instigador del asesinato del periodista Pablo Medina y su asistente Antonia Almada, en octubre de 2014.

"Desde el primer momento se trabajó con empeño conformando equipos de fiscales, haciendo allanamientos en conjunto con la Policía Nacional para esclarecer el caso, porque se trataba de un tema sensible y significativo que atentaba a la libre expresión de la gente", destacó Díaz Verón, informó la Fiscalía.

En ese sentido, Díaz Verón dijo que "durante las pesquisas se colectaron evidencias que hicieron suponer la responsabilidad moral del acusado, considerado autor intelectual e instigador del hecho punible".

Acosta, antiguo edil de la localidad de Ypehú, fronteriza con Brasil, se encuentra preso en la cárcel de Tacumbú, en Asunción, desde que hace más de un año fue extraditado por Brasil, tras permanecer cinco meses prófugo.

En ese sentido, Díaz Verón afirmó que durante la investigación se realizaron viajes a Brasil para avanzar con la extradición y destacó la "buena predisposición" del Gobierno del país vecino para enviar a Acosta a ser juzgado en Paraguay.

Acosta, quien será juzgado por homicidio doloso agravado en grado de instigador, "ordenó e instigó" a su hermano Wilson Acosta y a su sobrino Flavio Acosta asesinar a Medina y Alamada, por lo que ambos son considerados por la Fiscalía como autores materiales del asesinato, según la acusación de la Fiscalía.

El primero de ellos se encuentra fugado y cae sobre él una orden de busca y captura, mientras que Flavio Acosta está encarcelado en Brasil a la espera de que se resuelva su extradición a Paraguay.

Vilmar Acosta se enfrenta a una pena de 30 años de prisión como supuesto instigador de homicidio doloso, la misma condena prevista para los presuntos autores materiales del crimen.

Pablo Medina, corresponsal del diario ABC Color en Canindeyú (este), era muy conocido por sus investigaciones sobre las supuestas relaciones entre las mafias del narcotráfico y algunos políticos de ese departamento, uno de los principales productores de marihuana de Paraguay.

Según la Fiscalía, el propio Medina reconoció que tenía constancia desde dos meses antes de su asesinato de que sicarios a las órdenes de Acosta estaban vigilándole.

Medina es uno de los 17 periodistas fallecidos de forma violenta en Paraguay desde 1991, según el Sindicato de Periodistas de Paraguay.