Firman acuerdo PGR-Odebrecht por US$184 MM; hablan Andrés Bautista y César Sánchez

Por Carlos Luis Baron lunes 23 de enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Aunque la multinacional Odebrecht, está interesada en “hacer rápido el pago de los 184 millones de dólares” al Estado dominicano, por el delito de soborno para que le adjudicaran obras, la Procuraduría General de la Republica (PGR), le aclaró a su representante legal, Robert Valdez, que el acuerdo de pago se hará acorde a lo establecido por la Ley No. 448-06, sobre soborno en el Comercio y la Inversión, tal y como fue confirmado por escrito por la constructora brasileña.

La suma de US$184 millones de dólares están basada en lo establecido en la Ley de Soborno, por lo que “no hay tal inflexibilidad”, para el acuerdo, como dijo Valdez ayer a su salida de la PGR, tras su segunda visita al despacho del procurador Jean Alain Rodríguez.

Esto dice la Ley 448-06, en su artículo 5: “En el caso en que el sobornante, según los artículos 3 y 4 de la presente ley, sea una persona física, será castigado con la pena de tres (3) a diez (10) años de reclusión y condenado a una multa del duplo de las recompensas ofrecidas, prometidas u otorgadas, sin que, en ningún caso, pueda esa multa ser inferior a cincuenta salarios mínimos”.

Ayer, el abogado de la constructora Odebrecht, a su llegada a la PGR, dijo a periodistas que fue la multinacional que tomó la decisión de ofertar a la República Dominicana los US$184 millones, razón por la cual visito ayer al procurador Alain Rodríguez para que le detalle la forma del acuerdo.

Cesar Sánchez: “Yo no pagué un solo centavo a la Odebrecht”

De su lado, el ex administrador de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales, CDEEE, César Sánchez, fue interrogado ayer por el procurador general durante tres horas y medias, sede estatal donde dijo que en su gestión no le pagó ni un centavo a la Odebrecht.

Sánchez llegó con una carpeta contentiva de un resumen ejecutivo sobre el proceso de ejecución, contratación, licitación y aprobación del proyecto Pinalito, que dijo tampoco fue ejecutado en su gestión.

“Yo traigo a mi hijo. Él no es mi guardaespaldas. Yo no uso eso. Él se llama igual que yo. Yo no necesito abogado. Necesito un ingeniero igual que yo y él será mi único abogado frente al procurador general de la República, para que sepa quién es su padre”, sostuvo.

Sánchez, asimismo, sobre la entidad cívica Participación Ciudadana (PC) también sostuvo que “no puede calificar de corrupto a todos por igual, porque no lo somos”.

Añadió que los directivos de PC “se creen que son los únicos serios” y les recordó que cuando se inició como funcionario entregó su declaración jurada de bienes certificada y le envió a PC una carta diciéndole que tenían todo el derecho de investigarlo.

Asimismo, precisó que igual medida tomó en el 2000 mediante carta a PC , así como a otras instituciones, en el caso de la declaración jurada de bienes.

Ahora, precisó Sánchez, PC “está colocando en su verbologia a todo el mundo, como si todos fuéramos iguales y no lo somos”.

Dijo que su administración al frente de la CDEE fue transparente y la única que hizo una auditoría forense a todos sus contratos en el 2009; que contrató empresas privadas internacionales y nacionales para que estuvieran presentes al momento de él firmar cualquier contrato y que instaló un sistema de contabilidad que permitía al Departamento Financiero completo, ver todas las transacciones digitalmente.

“Yo traje los documentos, que en resumen, se refieren a todos los documentos que yo firmé, de dónde viene el proyecto y cómo se hizo la contratación.

“Pinalito fue el único proyecto que se firmó con Odebrecht durante mi gestión. Después yo no tengo que ver con nada. Firmé la primera fase del contrato en 131.7 millones de dólares y luego nos dimos cuenta que estaba sobrevaluado en 10 millones de dólares”, dijo.

Aclaró que en los casos de denuncias “lo que pasa es que no son todos los que están ni están todos los que son”.

Sobre su designación en la Comisión de Investigación, hecha por el presidente Danilo Medina, dijo sentirse honrado, por la medida dispuesta por el mandatario.

Sánchez manifestó que cuando le tocó ser funcionario, el ex presidente Hipólito Mejía lo nombró y que como parte de la política de desarrollo de producción de energía para el país, “teníamos dentro de ese plan la inclusión de Pinalito y fue aprobado ante el Consejo, a sugerencia suya. Se llamó a licitación a empresas con condiciones, cien por ciento de financiamiento, porque el gobierno dijo que no había condiciones económicas para financiarlo”.

Explicó que el proyecto Pinalito adolecía de soporte económico, razón por la cual dijo que visitó la embajada de los Estados Unidos, “y solicité el financiamiento para el estudio del 1984, con la donación de 400 mil dólares y que ellos mismos señalaran la empresa”.

Luego, añadió Sánchez “con ese estudio contrataron la empresa. El informe del estudio fue recibido en mayo del 2002 y en el mes de junio firmo con la Odebrecht por 131 .7 millones de dólares, en base a ese estudio hecho por la empresa internacional”.

“Fue Hipólito Mejía quien me dijo: Cesar, vamos a dejar ese proyecto para las próximas autoridades que lleguen, que le dieran inicio a Pinalito. Resulta que esa obra , durante mi administración, no se hizo un solo desembolso. Yo no pagué un solo centavo. Toda la ejecución de la obra se hizo después”.

Sánchez sostuvo que “eso, que ustedes los periodistas están diciendo, que Cesar Sánchez contrató por 300 millones es falso. Dedíquense a investigar. Están hablando falsedades. Yo firmé por 131.7 millones y ellos presentaron propuestas mucho mayor. Yo lo que hice fue reducir. Yo no pagué un solo centavo a la Odebrecht”.

Andrés Bautista: No tengo nada que ver con Odebrecht

De su lado, el segundo interrogado ayer, Andrés Bautista, ex presidente del Senado durante los periodos 2001 hasta el 2006, a su llegada a la PGR dijo: “proclamo ante todos los dominicanos y dominicanas que no tengo nada que ver con Odebrech ni con ningún caso de corrupción”.

Bautista, presidente del Partido Revolucionario Moderno, PRM, sostuvo que “en este país, no todos somos iguales. Por eso quiero que se llegue hasta las últimas consecuencias, para que se acabe el relajo de que siga el pueblo trabajando y un grupito robando”.

Por Lilliam Mateo