829-917-7231 | 809-866-3480

Fillon no tiene garantizado pasar a la segunda vuelta de las presidenciales

Por El Nuevo Diario Lunes 30 de Enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, FRANCIA.- El candidato de la derecha a las presidenciales francesas, François Fillon, no tiene garantizado su pase a la segunda vuelta ya que Emmanuel Macron le pisa los talones en intención de voto, según una encuesta publicada hoy y realizada tras conocerse los escándalos que le salpican.

El instituto demoscópico Kantar Sofres One Point, que hizo su sondeo el jueves y viernes pasados, inmediatamente después de que la prensa revelara el miércoles los empleos supuestamente ficticios de la mujer de Fillon, constató el avance del social-liberal Macron en detrimento del líder de la derecha.

De acuerdo con este estudio publicado por "RTL", "Le Figaro" y "LCI", en la primera vuelta de las presidenciales, prevista para el 23 de abril, la presidenta del Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, quedaría en primera posición con un 25 % de los votos.

Le Pen se distanciaría de los dos siguientes, Fillon (22 %) y Macron (21 %) y mucho más del ganador ayer de las primarias socialistas, Benoît Hamon (15 %), quien adelantaría al candidato de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon (10 %).

"En este contexto particular de la revelación del escándalo de los empleos ficticios, la calificación de Fillon a la segunda vuelta ya no está garantizada", señaló el director general del instituto demoscópico, Emmanuel Rivière.

Desde su victoria en las primarias de la derecha en noviembre hasta ahora todas las encuestas daban por hecho que Fillon y Le Pen se disputarían el Elíseo en la segunda vuelta el 7 de mayo, ya que mantenían una distancia considerable con el tercero en liza, Macron.

En un supuesto duelo entre Le Pen y Fillon, el que fue primer ministro durante la presidencia de Nicolas Sarkozy (2007-2012) ganaría a la líder de la extrema derecha, pero con un 60 % frente a un 40 %, una ventaja inferior a la que le daban los sondeos precedentes.

Y en caso de enfrentarse en la segunda vuelta a Macron, sería derrotado, ya que obtendría un 42 % de los votos, frente al 58 % del que fue ministro de Economía de François Hollande hasta agosto del pasado año, que no quiso participar en las primarias socialistas y se presenta con un programa (hasta ahora no muy definido) social-liberal.

Si los dos que llegan a la final fueran Le Pen y Macron, este último derrotaría de forma todavía más contundente a la presidenta del FN, con un 65 % frente al 35 %.

Consciente de la erosión de su popularidad al conocerse que contrató durante años a su mujer como asistente parlamentaria pagada con dinero público y ante la sospecha de que en realidad era un empleo ficticio, Fillon lanzó ayer una doble ofensiva, emotiva y política, en un multitudinario mitin en París.

Ante más de 13.000 personas -según los organizadores- advirtió de que no perdonará a los que han "construido un escándalo" con acusaciones que implican a Penelope Fillon para intentar destruirlo, afirmó que tiene "la piel curtida" y que si le quieren atacar que "dejen a (su) mujer tranquila".