Filipinas pide a la UE y a la ONU que no interfieran en sus asuntos internos

Por El Nuevo Diario Viernes 17 de Marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, MANILA.- Filipinas pidió hoy a la Unión Europea y a la ONU que se abstengan de interferir en sus asuntos internos como la "guerra contra las drogas", el arresto de una senadora crítica o el intento de reimplantar la pena de muerte en el país asiático.

"Reiteramos a todo el mundo, incluidos los organismos internacionales, que nos permitan afrontar nuestros retos internos sin interferencias extranjeras injustificadas", expresó la Oficina Presidencial de Manila en un comunicado dirigido a la UE.

El Parlamento Europeo aprobó esta semana una resolución para condenar y pedir el cese de la "guerra contra las drogas" del presidente Rodrigo Duterte, así como la liberación de la senadora Leila de Lima, una de sus principales opositoras acusada de corrupción.

El Palacio de Malacañán instó a la UE a "que sea más prudente a la hora de basar sus afirmaciones y decisiones" y argumentó que detractores del Gobierno han manipulado la verdad "motivados por intereses personales", según el comunicado.

En el caso de la polémica campaña antidroga, que ha dejado más de 7.000 muertos desde junio del año pasado, la Presidencia filipina sentenció que "la Administración Duterte no está involucrada en los supuestos asesinatos extrajudiciales".

En cuanto a la senadora Leila de Lima, que se enfrenta a un juicio acusada de haber recibido sobornos de narcotraficantes con dos testimonios como únicas pruebas, el Ejecutivo sostuvo que "fue arrestada por cargos de naturaleza criminal, no política" y que "su detención siguió los procedimientos legales".

Por otra parte, relatores de la ONU en derechos humanos urgieron el jueves a los legisladores en Filipinas a rechazar la ley de reinstauración de la pena de muerte como castigo para delitos relacionados con el consumo o el tráfico de drogas.

La Cámara de Representantes filipina autorizó el proyecto de ley de restablecimiento de la pena capital el pasado día 7 en tercera votación y ahora debe aprobarlo definitivamente el Senado.

"Aunque algunos pueden sentir la ‘obligación soberana’ de intervenir en los asuntos de otro estado, es básico reconocer que Filipinas es un estado soberano y que la gente da la bienvenida a la nueva paz y el orden que ahora disfruta. Nuestra democracia funciona", sentenció la Presidencia filipina en su comunicado.