Fiebre del sábado por la Noche

Por El Nuevo Diario domingo 26 de mayo, 2019

EL NUEVO DIARIO.- Fiebre de sábado por la noche es una película estadounidense de 1977, dirigida por John Badham y protagonizada por John Travolta y Karen Lynn Gorney en los papeles principales. El guion está basado en un artículo publicado el año anterior en la revista New Work Magazine titulado “Ritos tribales del nuevo sábado en la noche”.

John Travolta fue candidato al premio Óscar 1977 al Mejor actor principal por su papel en esta película.

Esta película no sólo fue un éxito en taquilla, sino que impulsó el movimiento Disco por todo el mundo convirtiéndose en un fenómeno sociocultural que cambió drásticamente el estilo de vida por aquella época. En la película se sugiere un estilo diferente de vivir la vida a través de temas de la cultura Disco, como la forma de vestir (uso de plataformas, camisas de cuello en V, pantalones de campana) y el baile, influenciando enormemente a la generación de la década de 1970, por lo que no es difícil ver las raíces de este estilo aún vigente en la cultura pop. También destaca el papel de los DJs y los decorados, muy luminosos gracias al uso de la Disco ball, luces estroboscópicas y pistas de luces.

En plena efervescencia disco es destacable la banda sonora de la película, interpretada por varios cantantes de la década de 1970, donde destaca principalmente la aportación de los Bee Gees. Con unos 30 millones de copias vendidas es frecuentemente considerada como la mejor banda sonora de todos los tiempos. Hasta el estreno de El guardaespaldas, en 1992, fue la banda sonora más vendida de todos los tiempos, pero aún hoy ninguna otra banda sonora ha logrado posicionar al mismo tiempo cinco canciones en el Top 10 de Billboard.

Karen Lynn Gorney, que encarnó a la coprotagonista Stephanie Mangano, era nueve años mayor que John Travolta. Ella tenía 32 y él 23 años. Después de su participación, ella no volvió a actuar en ninguna producción hasta 1991.

La señora que aparece en las primeras escenas de la película, esperando por un tarro de pintura que le trae Tony Manero en la tienda, es nada menos que la madre en la vida real de John, Helen Travolta.

Dentro de los datos curiosos de esta película hay una escena donde John en su papel de Tony Manero se encuentra dialogando con la actriz Karen Lynn en su papel de Stephanie, sentados en las bancas cercanas al puente de Verrazano-Narrows), cuando por un momento el hace silencio, mira lejos y explota en un sereno llanto que a su vez es consolado por Karen en un abrazo. Eso no estaba en el guion. John se encontraba para esos días muy deprimido puesto que el amor de su vida, una mujer mucho mayor que él, había fallecido por causas de una enfermedad. El acto quedó para la posteridad.

Anuncios