Feminicidios estremecen sociedad RD; temen se conviertan en epidemia social

Por Freddy Medrano viernes 24 de noviembre, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- La celebración de este 25 de noviembre como Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer, encuentra a la República Dominicana bañada por la más espantosa ola de feminicidios,  casi convertida en una epidemia, que ha provocado el estupor y la alarma de todos los sectores de la sociedad dominicana.

En todos los rincones del país durante este 2017 el carro de la muerte ha aplastado a más de un centenar de mujeres, en la mayoría de las veces, conducido por hombres en cuyos hogares han sido alimentados por el combustible de la violencia intrafamiliar.

Las estadísticas sobre muertes de mujeres son espeluznantes. Aunque los datos oficiales aportados por la Procuraduría General de la República sitúan los casos de feminicidios en 80, el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) reveló, mediante un estudio de su Unidad de Género, que los asesinatos de féminas alcanzan 180, faltando apenas un mes para finalizar este año 2017.

El drama de la violencia hacia la mujer es más dramático si se toma en cuenta que más del 40 por ciento de los casos de las asesinadas tenían edades comprendidas entre los 18 y 45 años.

Esas muertes son atribuidas, según los expertos de la conducta, al comportamiento machista de los dominicanos, las condiciones socioeconómicas de los hogares y la falta de una política estatal dirigida a una concientización sobre este flagelo que ha venido ahogando durante los últimos siete años a la República Dominicana.

La secuela de las muertes de mujeres dentro del espiral de violencia intrafamiliar es la cantidad de niños huérfanos de madres y padres, porque en muchos casos se han producido suicidios de hombres luego de haber asesinado a sus compañeras. En este aspecto, se han dado los casos en que esposos o compañeros sentimentales han recurrido a matar las mujeres, luego de que estas se han negado a reconciliarse.

Además de los niños huérfanos, han quedado como secuela la destrucción de hogares y la enemistad de familias que antes de los hechos de asesinatos se apreciaban dentro del tejido social.

 

Caso Emely

Dentro de la ruta de los asesinatos de mujeres que ha venido recorriendo todos los rincones del país, se produjo el crimen de la adolescente Emely Peguero Polanco, de 16 años, en la comunidad de Cenoví, en San Francisco de Macorís.

La adolescente, al momento de ser asesinada por su novio Marlon Martínez, estaba embarazada de cinco meses, y luego de una semana en que el país cayó en vilo por su desaparición, su cadáver fue encontrado dentro de una maleta en una carretera de una comunidad de Moca.

Su verdugo, Marlon Martínez, y su madre, Marlyn Martínez, quien alegadamente maniobró para ocultar el cadáver de la adolescente, guardan prisión a la espera de un juicio para ser sentenciados.

El horrendo asesinato de Emely Polanco, ocurrido en agosto pasado, estremeció la conciencia nacional, provocando reacciones en todos los sectores del país.

Emely Polanco se sumó a las frías estadísticas de feminicidios que se han registrado en el país desde enero pasado hasta este noviembre, cuando se celebra hoy el Día Internacional de la No Violencia hacia la Mujer.

Con el caso de la muerte de la adolescente de Cenoví, el Gobierno reacción, a través de la Procuraduría General de la Republica, anunciando un Plan tendente a reducir la violencia de género.

Ese plan procura desarrollar una campaña de concientización y la implementación de normativas judiciales que tienen como objetivo frenar las muertes de mujeres de manera violenta.

La conmemoración de la no violencia hacia la mujer

El 25 de noviembre de 1960 los cuerpos de las tres hermanas Mirabal, Minerva, Patria y María Teresa, fueron encontrados en un acantilado en una carretera de Puerto Plata.

Una de ellas,  Minerva regresaba, junto a sus hermanas y el chofer Rufino de la Cruz, de Puerto Planta, donde había acudido a visitar a su esposo, Manuel Aurelio Tavarez Justo, que guardaba prisión por sus actividades políticas en contra del régimen tiránico de Rafael Leónidas Trujillo.

En el trayecto fueron interceptadas por unos esbirros al servicio de régimen que las asesinaron a palos junto al chofer De la Cruz.

Trujillo quiso vender la idea de que la muerte de las Mirabal se trató de un accidente de tránsito, pero la repulsa de la población generó que el tirano fuera asesinado seis meses después de ese horrendo hecho.

En honor a las Tres Mariposas, como habían sido bautizadas dentro del proceso de lucha contra Trujillo, se conmemora el 25 de noviembre de cada año como el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer, aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en Diciembre de 1999, a propuesta de la Republica Dominicana con el apoyo de 60 países.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar