Fedocámaras demanda soluciones definitivas para el comercio entre RD y Haití

Por EFE Martes 20 de Junio, 2017

EL NUEVO DIARIO, Santo Domingo.- La Federación de Cámaras de Comercio de la República Dominicana (Fedocámaras) demandó hoy soluciones definitivas para el comercio entre la República Dominicana y Haití. A través de un comunicado, el presidente de Fedocámaras, Claudio Fernández, lamentó la inestabilidad de las reglas del juego de Haití hacia República Dominicana en términos comerciales.


A la vez, aseguró que “ningún otro país sufre ese frecuente vaivén de imposición y levantamiento de vedas que le toca a los exportadores dominicanos”.

No obstante, afirmó que el sector privado del país está abierto a escuchar a las autoridades haitianas sobre las nuevas vedas impuestas a productos nacionales.

Fernández consideró que si la decisión se fundamenta en sanidad vegetal y animal e inocuidad de alimentos, “la misma no tiene razón de ser, pues los productos que se exportan a Haití tienen alta calidad en esos parámetros”.

En ese sentido, instó al Ministerio de Relaciones Exteriores a que, en conjunto con el sector privado y las autoridades de ambos países, “procure un diálogo sincero y abierto que ponga fin a las constantes vedas”.

Explicó que junto a una comisión de alto nivel del sector avícola privado dominicano se reunió recientemente con los empresarios haitianos que manejan el comercio de pollos.

“Allí se hizo conciencia una vez más sobre la calidad de las aves que suplimos a Haití, incluyendo los pollos congelados. Haití tiene un déficit del 75 % en el abasto de pollos que desde aquí podemos suplir sin mayores dificultades”, sostuvo.

“Queremos negocios para todos, especialmente para el pequeño y mediano empresario de ambos países que conforma la base del tejido empresarial de República Dominicana y Haití”, subrayó.

Desde hace semanas se viene produciendo un impedimento intermitente para cruzar la frontera hacia Haití con los productos comprados en territorio dominicano, que las autoridades incautan a los compradores para tirarlos o quemarlos. EFE