Fantasía y surrealismo en personalidades francesas

Por Elvis Valoy lunes 15 de mayo, 2017

Dice un refrán que, “las historias son las mismas, lo único que varía es la manera de contarlas”, y creo que esto le cabe a muchas de las grandes figuras públicas francesas que viven una vida que regularmente toca lo fantástico e inverosímil.

El matrimonio del recién electo presidente de Francia Emmanuel Macron y su esposa Brigitte Troneux ha encandilado a una parte de la opinión pública mundial, debido a la similitud de la relación de la pareja con un cuento de hadas, lo que pone a mucha gente alrededor del mundo a suspirar.

¿Pero son Macron y Brigitte los primeros galos que viven una increíble historia personal? Pues claro que no. Muchos personajes de la vida francesa han vivido una especie de telenovela, que si fuera el caso de algún mortal de segunda categoría, pasaría desapercibida, pero al tratarse de figuras históricas, una parte del mundo las sigue pie juntilla.

Por ejemplo: Cómo soslayar la fantástica vida de la creadora del emporio Chanel, la señora Gabrielle –Coco- Chanel, de quien sus experiencias son motivo de inspiración, y esto así debido a todas las acciones de emprendedora y superación personal llevadas a cabo por la fundadora de la famosa marca de perfumes e indumentarias parisinos.

La creadora de la frase,” la moda pasa y el estilo se queda”, fue abandonada junto a una hermana en un orfanato a temprana edad, para luego prácticamente conquistar la sociedad francesa con los más vanguardistas modelos de ropa y accesorios que la colocaron en el pináculo de las luminarias del mundo de la moda.

Los amores de Chanel fueron diversos, y dentro de estos hubo un oficial de los servicios secretos alemanes que convirtió a la mujer, maestra de las pasarelas, en chivata del movimiento de la resistencia francesa.

Pero si la existencia de Chanel fue en sus inicios traumática, la del acaudalado escritor francés Víctor Hugo perfectamente se puede acercar a una novela, calvario que estuvo signado por tragedias familiares que de seguro le quitaron al literato la alegría en su diario vivir.

Enamorarse es asignatura normal dentro de los seres humanos. Pero enloquecer de amor es de alguna manera el súmmum de la tragedia-comedia humana.

Adèle Hugo, la hija del literato de Los Miserables, “perdió” la cabeza por un oficial de la armada británica que la hizo deambular por territorios allende los mares detrás de su “Ken”, llegando a la esquizofrenia mental producto del amor por el uniformado.

Y si de amor se trata, cómo no reconocer el flechazo que le asestó el cupido al ex presidente francés Nicolás Sarkozy, que lo llevó al divorcio, para luego contraer nupcias con la veterana Carla Bruni, esta última teniendo que lanzar al zafacón sus zapatos altos, pues la estatura de Sarkozy los hacías una pareja dispareja. Sarkozy despidió a su esposa, para defender a “capa y espada” su affaire con la ex modelo y cantante.

¿Y será que la vida fantástica persigue algunos literatos franceses? Esto así debido a que Honorato de Balzac escribió su maravillosa obra “recostado” de las finanzas de algunas féminas que lo duplicaban en edad. Tan “obsesionado” estaba Balzac con las mujeres con buenas finanzas, que cruzó de un continente a otro buscando cortejar a una señora de la realeza que le permitiera recursos para continuar su obra literaria.

El palacio de los Elíseos da señales de anidar entre sus paredes a parejas de tortolos, y es el caso de la vida rosas del actual presidente francés François Hollande y la madre de sus hijos, la ex candidata presidencial Ségoléne Royal la cual se puede definir como una verdadera antología pasional.

Empero, los dos liderazgos que terciaron en estas últimas elecciones en Francia en la segunda vuelta han tenido experiencias asombrosas, y si Macron deslumbra con un romance que parece sacado de una novela de Corín Tellado, los fragmentos de la vida de Marine Le Pen tienen un sabor tan amargo que harían llorar a cualquiera.

Una bomba que explotó en el hogar de la familia Le Pen, cuando la ex candidata del Frente Nacional no llegaba a los diez años de edad, el abandono de su madre Pierrette siendo una niña, y su posterior aparición posando desnuda en la revista Play Boy, hacen de la vida de Marine una película que proyectada llevaría a la onicofagia.

Pero en algo debemos estar claro, y es que luego del impacto en gran parte de la población del mundo del matrimonio Macron-Troneux, no hay temor a dudas de que si la sociedad francesa no recibe pan en la administración del recién electo presidente del país galo, puede estar segura de que por lo menos recibirá circo.

 

Apple Store Google Play
Continuar