Familiares de paciente alegan indiferencia del director hospital Cabral y Báez, de Santiago

Por El Nuevo Diario Viernes 16 de Junio, 2017

EL NUEVO DIARIO, FANTINO.- Familiares de un paciente que espera para ser intervenido quirúrgicamente en el hospital regional José María Cabral y Báez, de Santiago de los Caballeros, para corregirle una grave lesión que le impide caminar, denunciaron que han tenido inconvenientes para ingresarlo en el referido centro asistencial para que allí reciba las debidas atenciones.

Atribuyen esas dificultades para ingresar a su paciente, a la falta de comunicación que han tenido con el director de ese centro hospitalario.

El periodista Alfonso Suriel, hablando a nombre de su hermano y los demás familiares, indica que su hermano Cristian Suriel Acosta, sufrió un accidente de motocicleta y desde entonces se mantiene postrado en una cama, paralítico, a la espera de una operación especializada, a nivel del plexo braquial.

Dijo el comunicador que pese a que su hermano Cristian Suriel es chofer de la ambulancia del hospital municipal de Fantino, el doctor Ernesto Manuel Rodríguez Álvarez, director del Cabral y Báez, ha mostrado poco interés para darle ingreso a  ese paciente, pese a los esfuerzos que han hecho los familiares para contactarlo.

Explicó el periodista Suriel que un sobrino suyo que trabaja en el Ministerio de Salud Pública, abordó al director del hospital Cabral y Báez,  para presentarle el caso de su tío,  pero que también se ha hecho imposible conseguir que se cumpla la promesa que hizo de atender a su pariente.

Los familiares resaltan que Cristian Suriel es un hombre humilde de muy escasos recursos económicos, y que necesita esa operación para poder seguir trabajando, ya que es el único sustento de la casa y tiene el compromiso de mantener a sus tres hijas y su esposa.

El denunciante expone que pese a las precariedades económicas de su hermano Cristian Suriel, este ha hecho varios viajes al hospital Cabral y Báez, en procura de ver al director de ese centro, siendo infructuosas dichas diligencias, “por lo que cada día más se desespera, por el estado de paralización parcial de su cuerpo, producto de las lesiones sufridas en ese accidente”.