Familia de Jenny Polanco agradece condolencias y aclara rumores

Por El Nuevo Diario domingo 29 de marzo, 2020

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Los hijos de la diseñadora dominicana Jenny Polanco, quien falleció por complicaciones derivadas del COVID-19 el pasado 24 de marzo, emitieron un comunicado este domingo  expresando su agradecimiento por las condolencias recibidas y aclarando rumores sobre los últimos días de vida de la modista.

Según la misiva, firmada por Carla y Luis Carlos Quiñones Polanco, su madre no sabía que estaba contagiada con el coronavirus luego de regresar de un viaje a Madrid, España donde estuvo cumpliendo con varios compromisos.

“Todo de súbito hemos perdido a un ser tan especial. El dolor nos ha dejado postrados en un limbo de desconsolación”, pone una parte de la extensa nota.

Igualmente, los hijos de la afamada modista aseguraron  que Polanco nunca fumó en toda su vida, ni estaba diagnosticada con diabetes o hipertensión, como aseguraron algunos en redes sociales.

Los Quiñones Polanco continuarán con la empresa y tiendas que Polanco había erigido en su vida profesional como diseñadora de modas, nombre y ética que tienen pensado llevar de la mejor manera para preservar el estatus de la marca de la difunta.

“El dolor que nos embarga es indescriptible. Se fue nuestro faro emocional y una madre excepcional que siempre fue columna y energía para nuestra familia, que logró tener por décadas un éxito como empresaria y diseñadora artística, con una vocación apasionada por los valores y la cultura dominicana. Que en paz descanse nuestra madre adorada”, culmina la carta.

A continuación el texto íntegro del comunicado de los familiares:

 Agradecimiento familia de Jenny Polanco

 Deseamos dejar constancia del profundo agradecimiento que sentimos por las numerosas manifestaciones de cariño y aprecio que hemos recibido por el repentino fallecimiento de una adorada madre, Jenny. Estos han sido momentos devastadores para nosotros como hijos y para toda nuestra familia.

Todo de súbito hemos perdido a un ser tan especial. El dolor nos ha dejado postrados en un limbo de desconsolación.

Damos las gracias a la prensa dominicana e internacional por sus múltiples expresiones de respeto y cariño hacia nuestra madre y también a los cientos de amigos y amigas que han escrito bellos mensajes de admiración, dolor y desconcierto por la partida de un ser tan especial como lo fue nuestra madre, destacada diseñadora, artista y humanista.

Igual, agradecemos a las autoridades públicas, los médicos y enfermeras que la atendieron, y el personal del Hospital Militar Ramón de Lara, por el tiempo y dedicación que le brindaron a mamá y por su lucha por salvarle la vida, en las circunstancias más difíciles en medio de esta cruel epidemia y cuarentena nacional.

Queremos aclarar algunas informaciones que se han publicado sobre nuestra madre.

Ella nunca fumó en su vida. Tampoco era diabética o sufría de hipertensión. Ella gozaba de buena salud, hasta que fue muy lamentablemente contagiada en el exterior con el Covid-19.

Al retornar al país el día 4 de marzo, no tenía ningún síntoma por los primeros cinco días. En ese momento no había todavía plena conciencia del virus o cuarentenas en el país.

El primer día que llegó de Madrid, estuvo en reposo total. El jueves 6 de marzo fue a una exposición de la artista Quisqueya Henríquez, para luego ir a cenar con sus hijos y su yerno Ian.

El viernes 6 de marzo participó en el cumpleaños de una íntima amiga en el restaurante capitaleño, donde solo asistieron 12 personas.

Naturalmente, ella no sabía que la bacteria estaba incubada en su cuerpo. Hacemos mención de estos hechos, pues nuestra madre siempre fue un gran ejemplo de una mujer responsable, y atenta a nunca hacerle daño a nadie.

Nuestra familia, tíos, abuelos y nosotros dos nos comprometemos a continuar el legado y el buen nombre artístico y comercial de Jenny Polanco. La empresa y las boutiques continuarán.

Será un enorme desafío poder seguir los estándares artísticos, y la creatividad de nuestra querida madre. Pero lo haremos y tenemos la responsabilidad de honrar su gran legado y tradición. Durante años hemos compartido su creación y aguda sensibilidad.

El dolor que nos embarga es indescriptible. Se fue nuestro faro emocional y una madre excepcional que siempre fue columna y energía para nuestra familia, que logró tener por décadas un éxito como empresaria y diseñadora artística, con una vocación apasionada por los valores y la cultura dominicana. Que en paz descanse nuestra madre adorada.

Atentamente:

Carla Quiñones Polanco y Luis Carlos Quiñones Polanco.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar