Exvicepresidente iraní considera necesario un cambio en sistema electoral

Por El Nuevo Diario martes 9 de mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, TEHERAN.-El ex vicepresidente iraní Hamid Baqaí, cuya candidatura fue vetada para las presidenciales del 19 de mayo, opina que el actual sistema electoral necesita cambios, y considera "incorrecto" resumir la política de Irán en conservadores y reformistas ya que hay mas opciones políticas.

En una entrevista con Efe en Teherán, en la que se muestra relajado pese a verse fuera de la carrera presidencial, Baqaí afirmó que en "el tema de las libertades políticas hay un letargo" en su país.

"La libertad política significa el pensamiento… y el hecho de que nosotros resumamos todos los movimientos políticos de Irán en dos partidos, reformistas y principalistas (como se denomina a los conservadores), es incorrecto", subrayó.

A juicio del que fue dos veces vicepresidente (2009-2013) con el mandatario conservador Mahmud Ahmadineyad, otras corrientes políticas "pueden pensar y hablar" porque no todo lo que defienden esos dos tradicionales bloques es acertado.

"Nosotros somos totalmente independientes, no es que fuéramos de un partido y ahora nos hayamos separado o que ellos se hayan separado de nosotros", dijo en alusión a la desvinculación de muchos principalistas de Ahmadineyad.

Tanto Baqaí como Ahmadineyad fueron descalificados el mes pasado como candidatos a la Presidencia por el Consejo de Guardianes, que ratificó a tres candidatos reformistas o moderados, entre los que destaca el actual mandatario, Hasan Rohaní, y a tres conservadores.

El ex vicepresidente no quiso valorar directamente este veto: "Hay que preguntarle a la gente si la decisión fue justa o no, creo que ahora es mejor que mantengamos silencio", indicó.

No obstante, aunque con diplomacia, Baqaí aseguró que "cualquier sistema con el paso del tiempo y los cambios que suceden necesita una reforma", al ser inquirido por esta prerrogativa del Consejo de Guardianes.

Tras hacerse pública la lista de candidatos, Baqaí y Ahmadineyad anunciaron que no van a respaldar a ninguno de los aspirantes, una decisión defendida durante la conversación.

"No es lógico que uno al ser rechazado apoye al que está calificado", según Baqaí, que justificó que algunos de los candidatos están "a nivel de pensamiento en el punto opuesto" a ellos.

En cuanto a los candidatos conservadores -el clérigo Ebrahim Raisí y el alcalde de Teherán, Mohamad Baqer Qalibaf-, en principio más afines, señaló que "de algún modo quieren acercarse (a sus posturas) pero las condiciones existentes no lo hacen posible".

Tras una pequeña pausa para beber un sorbo de té, el ex vicepresidente y hombre de confianza de Ahmadineyad comentó que "no se puede prever nada" del resultado electoral.

"Si miramos la historia de las elecciones de Irán podemos ver que cualquier previsión antes del día de los comicios no ha sido muy correcta", precisó el político y antiguo oficial de inteligencia.

Durante la entrevista, en un despacho con fotografías del imán Ruholá Jomeiní y del líder supremo, Alí Jameneí, Baqaí también habló sobre el sistema de la República Islámica y la vinculación entre religión y política.

"La política y la religión no se oponen, ustedes (los occidentales) lo ven así por los ejemplos de la Europa medieval (…) y piensan que jamás se puede crear una sociedad religiosa libre, pero no es así", afirmó.

En este sentido, insistió en que "si la mayoría de una sociedad cree en una religión es natural que a nivel democrático esta deba dominar".

Reconoció, sin embargo, que el sistema iraní puede tener algunos defectos "a nivel de aplicación": "Ningún sistema puede pretender que es completo", agregó.

Preguntado por las críticas de algunos a su supuesta postura antisistema, Baqaí indicó que "unos dan su opinión y luego dicen que la otra parte está diciendo esto", mientras que a los rumores sobre su oposición y la de Ahmadineyad al líder, prefirió callar y sonreír.

Aunque por ahora han quedado apartados de la Presidencia, no se mostró preocupado porque esto "no significa la muerte" del "pensamiento" que enarboló Ahmadineyad, que a su juicio "existe en la sociedad y cada día está creciendo".

Por ello -continuó- "en el futuro, estemos o no, una persona guiará este pensamiento, porque a muchas corrientes les ponen obstáculos y luego otra vez reviven".