Expresidentes Colom y Pérez Molina tienen una relación “muy cordial” en la cárcel

Por EFE viernes 23 de febrero, 2018

EL NUEVO DIARIO, GUATEMALA.- El expresidente Álvaro Colom dijo hoy que tiene una relación “muy cordial” con el exmandatario Otto Pérez Molina, con quien comparte cárcel en Guatemala desde el pasado 13 de febrero, cuando fue detenido por su supuesta participación en un caso de corrupción en el transporte de la zona metropolitana.


“Todos los días hablamos”, dijo Colom a su salida de la Torre de Tribunales, donde este viernes empezó la audiencia de primera declaración por la causa conocida como “Transurbano”, en la que se investiga un fraude al Estado de 35 millones de dólares para implementar un sistema prepago en este método de transporte.

El exmandatario entre 2008 y 2012, del Gobierno socialdemócrata de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), indicó que no han hablado de “temas políticos” porque los dos están “muy conscientes” de la situación, pero que se llevan “bien” y que la relación es “muy cordial”.

“Llega su familia, llega mi familia. Bien, tranquilo. En ese lugar no hay espacio para cosas políticas ni de discusiones ideológicas. No hay”, enfatizó sobre el espacio que comparten en la cárcel habilitada dentro de la Brigada Militar Mariscal Zavala, donde están en el mismo “espacio físico” pero en dos habitaciones separadas.

Colom, a quien la fiscalía le imputó los delitos de peculado y fraude, denunció que las autoridades han vulnerado sus derechos al esperar diez días, desde el 13 de febrero hasta hoy, por la audiencia de primera declaración, y dijo sentirse “seguro” de que en este proceso, él y su Gabinete, van a salir “muy bien”.

A Colom, la Fiscalía le reprocha que hubiera intervenido “de manera personal e institucional para facilitar el procedimiento fraudulento de la creación del Acuerdo” aún sabiendo que era dañino para el Estado y que se habían utilizado mecanismos “fraudulentos” para su aprobación.

Con la justificación de mejorar el transporte público de la metrópoli, que desde hace décadas carece de las condiciones óptimas para la movilización de millones de usuarios, el Gobierno de Colom desarrolló “un artificio que buscó evadir los mecanismos de control estatal para defraudar al Estado, a los agremiados de la Asociación y a la ciudadanía en general”, apuntó.

Junto a Colom están implicados 11 de sus exfuncionarios, entre ellos 9 exministros, un exviceministro y secretario de la Presidencia, Gustavo Alejos, que ya están en prisión preventiva por otros casos de corrupción.

Sobre el trabajo de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), Colom prefirió no opinar pero invitó al ente de la ONU y a la Fiscalía a investigarlo, porque él no ha recibido dinero y aseveró que el acuerdo del Transurbano buscaba acabar con la muerte de pilotos y mejorar el sistema de transporte.

Cuestionado por la posible responsabilidad de su exmujer y ex primera dama Sandra Torres en esta misma causa, excandidata además a la Presidencia en 2015, Colom dijo sobre ella que fue “una buena” ejecutiva de su Gobierno, sobre todo, en temas sociales.

El expresidente, que negó que hubiera negocio personal con el Transurbano, insistió en que él está “tranquilo y sereno”, leyendo “muchas cosas legales” y con una gran fe en su familia y en sus “amigos” de Gabinete, el mejor que pudo haber tenido.

Apple Store Google Play
Continuar