Exposición de Persio Maldonado en el Foro Emprendimiento e Innovación en medios digitales

Por El Nuevo Diario jueves 22 de febrero, 2018

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El presidente de la Sociedad Dominicana de Diarios, Inc. (SDD) y director del periódico El Nuevo Diario, Persio Maldonado Sánchez, puso en contexto los cambios que ha tenido que enfrentar la prensa escrita a raíz del surgimiento, expansión y fortalecimiento de la era digital que hoy vive el mundo.

Asimismo, el ejecutivo periodístico resaltó las oportunidades que esta misma época tecnológica está ofreciendo a los medios de comunicación.

Dijo que la realidad tecnológica le ha creado a los medios nuevas vías para llegar a millones de nuevos lectores, los que de otro modo no tendrían acceso.

Maldonado Sánchez expuso sobre el tema en el foro “Emprendimiento e Innovación en los medios digitales”, realizado por el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), a través del Área de Ciencias Sociales y Humanidades.

El director de este diario habló también del gran reto de los medios digitales en controlar la difusión de las noticias falsas y distorsionadas.

Situó la falta de apoyo financiero entre los principales obstáculos de emprendedores digitales.

A  continuación la exposición íntegra de Persio Maldonado:

Primero que nada quiero agradecer la gentileza de invitarme a conversar con ustedes sobre este tema tan desafiante y retador como es la tecnología. Agradecer a Rosa Alcántara y al INTEC por esta iniciativa para visualizar y poner en perspectiva los cambios que todo esto está generando.

La tecnología implica un gran desafío para los medios convencionales y su desarrollo. Y porque de pronto ha cambiado en gran medida la naturaleza del negocio. Comencemos por decir que se estima que en la última década los periódicos impresos han perdido alrededor del 50% de su circulación y cerca del 70% de sus ingresos publicitarios. En cambio, esta realidad tecnológica, así como ha afectado dos aspectos básicos de los diarios, también le ha creado nuevas vías para llegar a millones de nuevos lectores, los que de otro modo no tendrían acceso a estos medios. En consecuencia esto tiene un efecto multiplicado en la comunicación a través de la web y las redes sociales que han surgido gracias a la Internet. Esto ha cambiado el contenido y los tiempos de redacción. Genera además la necesidad de integrarse a todas las vías para llegar a más personas.

La tecnología ha hecho el mundo más pequeño, aunque con un mercado cada vez más grande y diverso. Nuestra labor se ha hecho más universal y por tanto su valor debe tener calidad para poder competir en ese mercado intensamente bombardeado por ofertas de distintas índoles. Y justo aquí es donde surgen las posibilidades de los medios convencionales para entender el proceso irreversible de la tecnología y transformarse. Lo mismo para quienes inician de cero cualquier proyecto digital en la comunicación o en cualquier otra área de la economía.

El gran reto de todo proyecto de emprendimiento es crear o descubrir una necesidad en el mercado que se pueda suplir y ser parte importante del mismo. Hoy más que en el pasado esas posibilidades son más amplias con la tecnología, aunque la competencia es mucho mayor y desafiante. Es importante comprender y asimilar que el gran mercado está fuera de nuestro pequeño mundo y es hacia allá que debemos mirar, donde las exigencias de calidad y competencias son mayores. Es prepararnos para ese gran desafío. Esto es válido para los emprendedores grandes y pequeños y lo es igualmente para el país.

Creo que el principal capital de todo proyecto es la convicción que tenemos sobre el mismo, basado como es lógico en la claridad que tenemos de sus posibilidades. Es decir, esa convicción no puede ser ciega y por tanto debe estar basada en perspectivas ciertas.

El Nuevo Diario surgió más como un acto de fe, que basado en el capital financiero, el que nunca hemos tenido durante estos 37 años. Su capitalización se ha venido construyendo, sobre todo, de los resultados de su propia gestión, lo que para un medio de comunicación es una buena señal, aunque ello implica ingentes esfuerzos.

Esa realidad nos ha obligado a sobrevivir a muchas circunstancias muy duras de la economía nacional. Y eso también nos ha permitido estar muy cerca de la tecnología, porque ella ha sido justamente un medio que nos ha ayudado en esa lucha por permanecer en un mercado adverso para un medio de comunicación sustentado más en el trabajo que el capital financiero.

El Nuevo Diario ha sido muy sensible a la tecnología y por tanto se ha mostrado siempre muy dispuesto para incorporarse a las tendencias modernistas. Y no podría ser de otra manera, pues ella nos ha ayudado en los esfuerzos no sólo por sostenernos en pie, sino para poder avanzar ampliando nuestra cobertura y enriquecer el contenido.

Nuestra página web elnuevodiario.com.do la lanzamos en el año 2001 y una versión moderna surgió en el 2004. Todo eso inició el proceso de incorporarnos a las redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram, entre otras. Ahora hemos lanzado formalmente en enero del 2017 nuestra plataforma digital en la que ya tenemos 28 programas en vivo de contenido diverso.

Estamos hablando de televisión totalmente digital de cobertura mundial, la que ustedes pueden ver en sus celulares o en su televisor smartv por nuestra web, por nuestra plataforma El Nuevo Diario TV, por Facebook, por Twitter, Instagram y Youtube.

Por aquí divulgamos informaciones, entrevistas, comentarios y vídeos de diversos acontecimientos. Podemos transmitir desde cualquier parte del mundo en que haya Internet o bien porque lo carguemos de manera portátil. Ya hemos hecho múltiples transmisiones en vivo. La primera que hicimos fue la Marcha Verde en enero del 2017, cuando apenas iniciábamos nuestro proyecto. Hemos transmitido tres veces desde New York, una vez desde Santiago y varias veces en Distrito Nacional.

También estamos transmitiendo los eventos de la Copa Davis en que participa el equipo de la República Dominicana, entregando la señal para los países que compiten con nuestro país, como han sido las experiencias con Perú vía la Internet y con Brasil vía satelital.

Es un proyecto que hemos asociado esencialmente a la juventud. En él hemos descubierto mucho talento disperso en múltiples disciplinas que producen contenido en esos diferentes programas que transmitimos cada día. Ya tenemos en proceso la elaboración de contenidos propios para transmitirlos por El Nuevo Diario TV y las vías por donde se puede tener acceso, esto incluye documentales y reportajes especiales. En el futuro podríamos estar hablando de series entregadas por capítulos.

La tecnología abre extraordinarias posibilidades a la comunicación y a los medios convencionales si no se resisten a ella. Y ojalá que ese proceso sea con fuerza, porque los medios tenemos otro gran desafío que es contrarrestar los contenidos distorsionados, manipulados y falsos que se colocan en las redes y que los lectores muchas veces desapegados de las instituciones están dispuestos no sólo a creerlos sino a repetirlos como verdades. Es decir, que esa es la base de la llamada pos verdad, la que la sociología descubrió hace mucho cuando afirmaba que usted no era lo que creía que era, sino lo que los demás creían que usted era. Ahora con los efectos multiplicares de las redes sociales las noticias manipuladas o falsas generan impactos demoledores contra la verdad. Y los medios tenemos que luchar con esa realidad con contenido de calidad y sentido ético. Es una tarea complicada, pero que hay que echar, pese a que muchos buenos periodistas han quedado sin trabajo con estos cambios en el negocio de la comunicación.

Este proceso de transformación está asociado al cambio generacional en el orden social y económico del país. Es necesario que el nuevo pensamiento entre a ser determinante en las decisiones de las empresas y de la estructura publicitaria. También lo es en el plano de la política, porque no sólo estamos hablando de negocios, pues en realidad es la libertad y la democracia las que están en juego.

Hay posibilidades de generar recursos con los espacios, la publicidad y las transmisiones de eventos de distintos contenidos.

Quiero hacer una distinción que creo es muy importante para los que tienen en proyecto iniciar un proyecto basado en la tecnología. En el caso de un periódico y una planta de televisión o radio las posibilidades para hacer la transición a la era digital resultan más fáciles, pues tiene una estructura productiva que genera contenidos e ingresos. Los que quieren partir de cero tienen que tomar en cuenta esa realidad.

Creo que uno de los principales obstáculos que enfrentan los emprendedores es la falta de apoyo financiero para sus proyectos, bien porque no tienen acceso a los recursos o porque las tasas de interés resultan asfixiantes. Es necesario que apreciemos el valor del trabajo como principal sustento de todo proyecto que surge en el mercado. Y creo que en la mayoría de los casos el dinero no llega cuando se necesita. Si el país quiere dar un salto multiplicador tiene que ver este asunto con seriedad.

Pienso que es valioso que las universidades se preocupen e impulsen que los jóvenes despierten un espíritu creador porque ello es lo que hace posible el surgimiento de una renovación social y económica del país. Y, sobre todo, que sepan que el gran mercado está fuera de nosotros y que para ser parte del mismo tenemos que aprender a generar bienes y servicios que sean demandados ampliamente. Y ojalá que esto comience aún más temprano en la estructura educativa nacional para que en las universidades se generen verdaderos líderes en formación y espíritu. Particularmente quiero saludar a INTEC por tener esta magnífica iniciativa para seguir abonando en la construcción de un país mejor.

Finalmente, pienso que allí donde hay una persona que asume su empleo como si fuera dueño de la entidad para la que trabaja hay un potencial emprendedor exitoso. El emprendedor tiene una actitud diferente al que simplemente trabaja porque le pagan para hacer una tarea, no espera que siempre le digan lo que debe hacer, asume iniciativa. Y es saludable que la gente se equivoque actuando, pues por lo regular, si tiene interés, sólo sucede una vez. Lo que viene después es el aprendizaje.

Persio Maldonado Sánchez

Distrito Nacional, 14.02.2018.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar