Exceso de trabajo, origen de muchos problemas de salud emocional

Por EFE sábado 7 de marzo, 2020

EL NUEVO DIARIO.- Un 40% de las personas reconocen que el origen de su estrés, ansiedad o depresión está en el trabajo y eso tiene consecuencias en el ámbito familiar y social. Esta mala salud emocional de los trabajadores repercute también en los resultados de la empresa, aunque muchas compañías lo ignoran.

La psicóloga María Jesús Álava afirma: “El trabajo puede ser salud pero también es enfermedad”.

Álava, directora general de la consultora Apertia especializada en el asesoramiento empresarial, aseguró: “El trabajo puede ser salud y enfermedad dependiendo de la cobardía, valentía o miopía de las organizaciones empresariales que no se dan cuenta de que no pueden tirar para adelante si no cuentan con las personas”.

La también directora del Centro de Psicología Álava-Reyes indicó que contar con personas motivadas, comprometidas y con emociones positivas supone a las empresas beneficios como retener a los clientes, captar a otros nuevos u obtener un buen nivel de productividad.

Sin embargo, las empresas en las que las personas no están satisfechas la rotación aumenta y el absentismo y el presentismo (hacer horas innecesariamente) se dispara.

“Las personas más insatisfechas en su trabajo tienen un impacto de hasta un 34 por ciento en sus niveles de seguridad, cometen más comportamientos de riesgo y sufren incidencias”, señaló la experta.

Presión y falta de reconocimiento

Según diferentes estudios, un 40% de los problemas emocionales de las personas tienen su origen en el trabajo que también es el punto de partida del 70% de las distintas adicciones (drogas, alcohol, fármacos…).

“La falta de conocimiento y de consciencia del impacto que las enfermedades mentales tienen en el entorno laboral es una de las causas que hace que este problema ni se afronte en las empresas, ni se busque la manera de hacerlo”, apuntó.

“Cuando profundizamos vemos que el 40% de los hombres y mujeres reconocen que el trabajo está detrás del estrés, la ansiedad o la depresión y que lo pagan con las personas que más quieren. Los problemas de una de cada cuatro parejas es por culpa del trabajo”, explicó la psicóloga.

En el ámbito laboral, el hombre se queja más de sentir un exceso de presión, mientras que la mujer siente una profunda insatisfacción a causa de la falta de reconocimiento.

“Las mujeres -manifestó- exigimos mucho más a las jefas mujeres que a los jefes hombres porque se supone que nosotras además tenemos que ser empáticas, receptivas, saber escuchar…A los hombres no les pedimos tanto, no hay peor enemigo para la mujer que la propia mujer”.

Por escala de responsabilidad, los mandos intermedios son especialmente vulnerables, tienen un 10% más de vulnerabilidad que la alta dirección, “están estrujados por unos y otros”.

 

 

 

 

Apple Store Google Play
Continuar