Excelente rectificación de la Cámara de Diputados a la convocatoria para la selección del Defensor del Pueblo

Por Dario Nin lunes 15 de julio, 2019

“Hacer justicia y juicio es a Jehová Más agradable que sacrificio”. (Prov.21:3).

Con esta rectificación la Comisión para la Selección de las Ternas del Defensor del Pueblo de la Cámara de Diputados y el Pleno que la aprobó, hacen justicia y juicio en esta parte del proceso, por varias razones que enumero a continuación;

Primera razón: La Cámara en esta ocasión ha pedido con mucho acierto que quienes presenten título universitario deben certificarlo, en la MECYT, y es justo, pues hoy hay muchas posibilidades para falsificar títulos y podría inducir un título falso, a una errónea o inadecuada selección. No olvidemos   que dentro de los requisitos para la selección del Defensor del Pueblo está el poseer una reconocida solvencia moral y profesional (art. 5 acápite C de la ley 19-01).

En función de ese requisito la Cámara de Diputados exigió que la titularidad alegada, fuera certificada, no obstante, ese pedido atinente desde el punto de vista explicado, se convirtió en un obstáculo para que gente con muchas condiciones no aspirara, pues el proceso de certificar es tedioso ya que hay que ir a la universidad y esperar que esta institución envié al Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología la documentación. Esto tarda y es muy probable que el tiempo otorgado para la presentación de la propuesta no fuera suficiente con relación a las diligencias que se debían hacer para obtener dicha certificación.

Segunda razón: Con la nueva convocatoria, se rectifica el llamado, pues ahora se convoca a PRESENTAR CANDIDATURAS PARA ELECCIÓN DEL DEFENSOR DEL PUEBLO, SUS SUPLENTES Y ADJUNTOS.

Es importante y necesario, pués no limita sólo a un Primer y Segundo Adjunto, como sucedió en la primera, sino que esta vez, teniendo en cuenta el mandato constitucional establecido por el párrafo 3 del artículo 83 de la Constitución, que da potestad a la Cámara de Diputados para formar ternas para elegir hasta cinco adjuntos, modificando este mandato constitucional el artículo único de la ley 367-09, que a su vez modificó los artículos 4 y 7 de la ley 19-01.

El mandato Constitucional mantiene el cuórum de las dos terceras partes de los miembros presentes o sea que queda intacto el artículo cuatro (4), pero en cuanto al siete (7) retoma la posibilidad de que la selección de los adjuntos sea hasta cinco y no obligatoriamente dos, como lo establecía la ley 367-09

Tercera razón: Esta nueva convocatoria incluye a los suplentes que actualmente existen dos, y están contemplados tanto en la ley como en la Constitución. De no haberse hecho así, quedaría un vacío que traería inconvenientes, pués estos (los suplentes no removidos) quedarían en sus funciones hasta que sean sustituidos como lo establece el artículo 275 de la Constitución para los funcionarios de órganos constitucionales.  Ya se imaginan, la disputa legal que eso generaría en la institución.

Aparte de estas razones, me permito y esto lo formulo con sincera humildad, sugerirle  tanto a la Comisión  como al Pleno de la Cámara, que contemplen la posibilidad de llevar el número de adjunto a cinco, pués el Defensor del Pueblo como institución lejos de ser una entelequia como muchos auguraban, se ha convertido en una institución sólida, quizás por la visión utópica de la actual titular que lucha por  la perfección de la misma cuidando cada detalle, pero aunque las utopías son inalcanzables sirven para avanzar grandemente y en ese avance y consolidación el Defensor del Pueblo de hoy,  no es ni sombra de lo que fue el de hace 6 años y el avance experimentado hace necesario  que el número de Adjuntos se eleve a cinco.

¿Por qué digo lo anterior?  Porque hace seis años la experiencia era única, no había (como le escucho decir a cada instante a la titular), un manual, un local, un personal, un instructivo, en pocas palabras sólo un mandato constitucional y una resolución del Senado, designando sus autoridades y de aquello, a lo que hay hoy, hasta el más consagrado de los mezquinos tendría que reconocer el enorme avance.

Invito a quien quiera comprobar lo dicho a que visite esta institución y pueda constatar de primera mano, la organización, el empeño y el trato que da el personal y recibe la gente que allí acude, o que contacten a instituciones llamadas a prestar servicios públicos a la gente, como INDRHI, INVI, la CAASD, o a cualquier otra y pregunten a sus titulares qué relación tiene con el Defensor del Pueblo y se llevaran grandes sorpresas.

En materia de educación pregunte lo que ha hecho el Defensor del Pueblo con los convenios suscrito con la UASD y pregunte sobre todo por la escuela de verano que desarrollan juntas, o el periplo que el Departamento de Educación e Investigación con la ayuda de los profesionales que allí sirven , ha hecho en todos los recintos, o sea en el interior del País, Dígale al mismo Departamento que le muestre todos los convenios que ha suscrito con otras instituciones, con los regidores de todo el país por citarle un ejemplo concreto.  O que le muestre evidencias de las charlas, seminarios y talleres ejecutados en casi todo el territorio nacional.

Vaya al PNUD y pregunte sobre los acuerdos para construir la Sede Central, pagada desde su construcción a su equipamiento, pregunte también por la adecuación y equipamiento de la sede de la Regional de Santo Domingo Este y otras trece a nivel nacional.

Vaya al Departamento de Comunicación y pregunte por su trabajo, el programa de televisión, los materiales producidos en donde el Defensor ha tenido incidencia a lo largo de estos años y sobre todo los últimos tres.

Vaya a atención al usuario y hágase pasar por un ciudadano cualquiera para que pueda ver el trato dispensado, lleve una queja y espere a ver cuál es el resultado.

No deje de preguntar por el manejo de los recursos económicos recibidos y los resultados de dos auditorías realizada por la Cámara de Cuentas a requerimiento de la titular del Defensor del Pueblo.

Pregunte cuantos empleados públicos desvinculados han recibido por las diligencias del Defensor o su titular, la compensación económica que le correspondía por parte de la institución a la que sirvieron después de años de reclamos.

Frente a este empuje que ha acelerado de cero (0) a noventa (90) en una escala del 1 al 100, la Sociedad y el Estado Institucionalmente hablando, deben dar un espaldarazo a esta gestión que independientemente de que su titular no opte por voluntad propia para un nuevo período, esta obra debe mantenerse y concretizarse en aquellos puntos que se le han quedado en proyecto a esta extraordinaria mujer que es Doña Zoila Martínez Guante, en esta ocasión como Defensora del Pueblo.

Una vez escuché al ex Presidente de la Suprema Corte de Justicia doctor Jorge Subero Isa, decir en un programa de televisión que el Defensor del Pueblo sólo funcionó porque pusieron al frente a una persona como “Zoila” y lo encierro entre comilla porque fue la expresión que él usó. Hoy considero que como está la institución funcionaria con cualquier hombre o mujer de bien, cargada de buenas intenciones, deseo de trabajo y capacidad de liderazgo; que prefiera conseguir las cosas con la persuasión y el diálogo, que con el enfrentamiento y que sólo recurra a este último una vez agotados diligentemente los dos primeros.

Eso deja doña Zoila Martínez Guante en el Defensor del Pueblo y esas ejecutorias merecen un espaldarazo moral de parte de toda la sociedad y del Estado Dominicano Institucionalmente hablando.

“Como repartimiento de las aguas, Así está el corazón del rey en las manos de Jehová   A todo lo que quiere lo inclina” (Prov. 21.1)

Hasta la Próxima.

Por Darío Nin

 

 

 

Anuncios

Comenta