Eurogrupo aborda fondo rescate, despide a Schäuble y obvia situación catalana

Por EFE lunes 9 de octubre, 2017

EL NUEVO DIARIO, LUXEMBURGO.- Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, el Eurogrupo, abordaron hoy el futuro del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y despidieron al titular alemán del ramo, Wolfgang Schäuble, en una jornada sobre la que planeó la situación en Cataluña, que no fue objeto de discusión.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, explicó en la rueda de prensa posterior a la reunión que los ministros se centraron en debatir sobre el futuro del MEDE, el fondo de rescate permanente de la eurozona que acaba de cumplir cinco años.

“Fue una discusión muy buena”, dijo Dijsselbloem, quien precisó que el debate giró en torno al papel que debe desempeñar el Mecanismo en futuras crisis, qué función podría asumir en el marco de la unión bancaria y si puede o debe reformarse su gobernanza.

“Hubo un sentimiento muy positivo sobre el trabajo que ha hecho el MEDE”, afirmó el ministro de Finanzas holandés en funciones, quien señaló que el organismo, encargado de los programas de rescate a Portugal, Irlanda y Grecia y el rescate bancario a España, “ha sido muy efectivo”.

Además, agregó, los ministros coinciden en que el MEDE puede desempeñar un papel aún más importante, también en la “prevención” de crisis.

Asimismo, los titulares económicos de los diecinueve miembros de la eurozona mostraron un “amplio apoyo” a la idea de que sea el MEDE, con sede en Luxemburgo, el responsable del futuro cortafuegos para el Fondo Único de Resolución bancaria.

En cuanto a su gobernanza, los países creen que el organismo debe seguir funcionando en su “marco institucional actual”, es decir como un órgano intergubernamental -fuera de los Tratados de la UE- y no una institución comunitaria.

La Comisión Europea, sin embargo, defiende que las competencias de supervisión económica deben permanecer en sus manos, aboga por “explorar” la idea de convertirlo en un Fondo Monetario Europeo e insiste en que, si se refuerza su poder, deberá también “rendir más cuentas”, indicó el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

En otro orden de cosas, los ministros dieron el visto bueno a la supervisión del rescate de Portugal y mantuvieron un debate general sobre cómo financiar los recortes a los impuestos sobre la renta.

Ya fuera de agenda, dieron su consentimiento unánime para que Dijsselbloem continúe como presidente del Eurogrupo hasta que expire su mandato, en enero de 2018.

Esto le permitirá seguir en el cargo, pese a que dejará de ser ministro a finales de mes, cuando se forme el nuevo Gobierno de coalición anunciado hoy en Holanda.

La elección de un nuevo presidente se producirá en el Eurogrupo del 4 de diciembre y este asumirá el cargo en la reunión de enero.

El protagonista de la cita fue, sin embargo, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, que asistió a su último Eurogrupo antes de dejar esa cartera para asumir la presidencia del Bundestag (Parlamento).

Schäuble recibió el homenaje de despedida sus colegas, que le regalaron una bandera de la UE firmada y se deshicieron en elogios.

“Se echará de menos su experiencia, su sabiduría, su cabezonería a veces”, dijo Dijsselbloem, quien recordó el papel “crucial” que desempeñó durante la crisis financiera.

Los ministros de la eurozona no debatieron, sin embargo, la cuestión de Cataluña, que planeó sobre el encuentro después de que esta semana varias empresas hayan decidido trasladar sus sedes sociales fuera de esa región española, tras el referéndum ilegal del 1 de octubre.

“No hemos discutido sobre Cataluña. No se hicieron preguntas y la cuestión no fue planteada por el ministro español. Lo consideramos un tema interno”, declaró Dijsselbloem en rueda de prensa.

Por su parte, el director gerente del MEDE afirmó que este órgano “no tiene preocupación en modo alguno” por la capacidad de España de devolver la deuda que tiene con el fondo de rescate de la eurozona por el rescate para la banca que recibió en 2012.

“España tiene intención de seguir devolviendo pequeñas cantidades paso a paso. Es una decisión de España y no estamos preocupados en absoluto”, señaló Regling, quien recordó que España ha reembolsado ya aproximadamente un cuarto de los 41.333 millones de euros que le prestó.

El titular español de Economía, Luis de Guindos, defendió a su llegada a la reunión que la salida de empresas de Cataluña se debe a la “irracionalidad y radicalidad” de las políticas del Gobierno regional (Generalitat) y no al escenario de la independencia que, recalcó, “no va a tener lugar”

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar