Estupro de una doncella

Por Carlos Martínez Márquez lunes 22 de julio, 2019

‘’La injusticia, en cualquier parte, es una amenaza a la justicia en todas partes’’. Martin Luther King

La violación es un acto perpetrado contra un ser indefenso, el cual, al verse desprotegido, el violador ejerce la fuerza para poder accionar en los derechos que le asiste a la persona, tanto en lo ético como en lo moral. El termino violación [per se] se aplica para cualquier escenario, en el que se plantee, una falta a las leyes que impera (‘’dependiendo de la geografía o el estado’’) que se produzcan tales violaciones.

Trato de incurrir, en un terreno en la que en cada caso, pueda aplicar, una analogía que está asociada a los hechos que acontecen en distintas sociedades, donde se manifiestan los actos de violencia socio-política. Quiero citar, por ejemplo: [‘’la anotomía integra del cuerpo humano- somos una especie de recipiente cubierto de piel- que alberga órganos, músculos y tejidos; los mismos tienen que estar sincronizados para su buen funcionamiento y armonía, nada puede estar ausente de nuestro ser en la que no podamos estar vinculados en términos sociales’’]. Cuando algo falla en nuestro cuerpo, sencillamente, el resto de los órganos empiezan a descompensarse, porque van perdiendo gradualmente su autonomía, la integridad de los mismos, van debilitándose.

Si aplicamos esa ‘’analogía’’ a lo que está pasando en Puerto Rico, nos damos cuenta, en términos muy simples, que la frágil economía está debilitando su estado de derecho, por tener una anatomía muy famélica, en la  que no ha podido levantarse desde hace un tiempo. Y para colmo, arrastra desde el año pasado, los escombros vertidos por el huracán, que flagelo a  la isla, agravando más su economía y su estabilidad.

Solo pende el espíritu de lucha, que ha sido su verdadero baluarte, por la que todos invocan a la divina providencia, para que les llueva un ‘’halo de esperanza’’ emanado del faro que  les llegue de algún lugar del  firmamento, y no por el escaso esfuerzo de gestión del gobernador, que hoy están pidiendo su dimisión, por estar de incompetente para enfrentar la crisis que les vino encima. [‘’No voy a referirme  lo que originó la protesta en la que hace días… manifestaciones populares, expresaron su deseo, de que el gobernador renuncie del cargo; ya ni siquiera depende del propio Ricky Rosselló, dependerá de una medida ejecutiva del presidente Donald Trump, de que este, sea removido de sus funciones’’].

La violación de los derechos humanos y la violencia ejercida a los pueblos van de la mano; es toda una maquinaria sincronizada, para generar desasosiego que mengua la paz y raya en el oprobio de quienes con impotencia, luchan por la libertad para obtener su integridad y el derecho a una vida digna. Ningún pueblo merece tal desmadre. La existencia de los seres humanos, es un regalo de la propia ley divina, validada por el cosmos, en la que cada halito de vida,  nos llega como átomos, mediante una expresión de espíritu libertario que haga valer nuestra presencia en un estado armónico para la buena convivencia.

¿Por qué la tierra está enferma, cuando en cambio, vinimos a este espacio terrenal, a abonarla con comprensión, para cosechar eternamente la paz, en la que cada uno que la habite, le dé un carácter homogéneo, de que somos prósperos en términos éticos, para generar un imperio de avenencias y bienestar para todos? Es una pregunta ingenua, pero quizás tenga algún sentido, del por qué nos hemos corrompidos exponencialmente, que no hemos podido, abastecer de avaricia nuestro ego cuya vacuidad, es un fenómeno inútil de ponderar.

Los pueblos de América latina viven históricamente una zozobra de permanentes violaciones. La cultura imperante de corrupción debilita su integridad anatómica, y eso hace que vivamos en extrema pobreza y calamidad, a expensa de un populismo rancio y obsoleto. En nuestro país, tenemos una situación de estudio, del por qué la constitución ha sido tan atractiva como para violarla de mil maneras. Desde que tengo uso de razón, se le ha violado tantas veces, que ya no le duele, de hecho, a la doncella, se le practica ginecoplastia en mamas e himen para violarla otra vez. Y así sucesivamente.

 

Por: Carlos Martínez Márquez

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar