Estrasburgo condena a Rusia por seis procesos injustos al opositor Navalni

Por El Nuevo Diario jueves 2 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, FRANCIA.- El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó hoy a Rusia por someter al líder opositor Alexéi Navalni a varios procedimientos judiciales injustos y a "privaciones arbitrarias de su libertad" las siete veces que ha sido detenido.

Rusia tendrá que indemnizar a este bloguero de 40 años, militante contra la corrupción, activista político de la oposición al presidente, Vladimir Putin, con 1.025 euros por daños materiales, 50.000 por daños morales y 12.653 por costas judiciales.

En su sentencia, votada por unanimidad, el Tribunal de Estrasburgo concluyó que Rusia vulneró con Navalni tres artículos del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Se trata del derecho a la libertad de reunión, a la libertad y a la seguridad, y a un juicio justo.

Navalni fue detenido la noche del 5 de marzo de 2012 durante una concentración de 500 personas contra los fraudes electorales. El 8 de mayo fue arrestado en dos ocasiones, siempre acompañado de otros opositores a Putin, y otra vez al día siguiente.

El 27 de octubre de ese mismo año volvió a ser detenido en una concentración contra la represión y la tortura, y en otras dos ocasiones el 24 de febrero de 2014, cuando asistía a la lectura de una sentencia, y en una concentración de unas 150 personas.

Cada vez fue conducido a comisaría, donde pasó varias horas durante el atestado de infracción. Fue acusado de infracción administrativa, de violación de la conducta en un espacio público y de desobediencia a la Policía.

Tras cada detención, tuvo un proceso en el que fue declarado culpable. En cinco ocasiones fue condenado a una multa de entre 1.000 y 30.000 rublos (15,5 y 464,7 euros), y en dos, a una detención administrativa de 15 y 7 días. Todos los recursos presentados por el demandante fueron rechazados por la justicia rusa.

Los jueces europeos, por su parte, estimaron que se vulneró el derecho a la libertad de reunión en siete ocasiones, con una acción "desproporcionada" de las autoridades, con un "efecto disuasorio" sobre las concentraciones públicas y "obstaculizando el debate político transparente".

En su fallo, dijeron que las detenciones administrativas fueron "injustificadas y arbitrarias", ya que las autoridades "no presentaron justificación alguna".

Además, los tribunales rusos habían "omitido sistemáticamente verificar las alegaciones de la policía" y habían rechazado las peticiones de que hubiera una vista con testigos.