Esto es un terremoto político 

Por Fernando Peña

Es que las elecciones pasadas mostraron el afianzamiento territorial de grupos del crimen organizado, las drogas en la política, no solo a través de financiamiento de candidatos, sino de  la participación de individuos narcos como candidatos y otros con expedientes y extraditado de EEUU por delitos.

Indiscutible que su objetivo es obtener influencia política, social y económica desde el Estado y gobierno.

Aquí todos los partidos y líderes son responsables, incluyendo excandidatos que prohijaron, incentivaron y se hicieron los locos, para sacar ventajas, del vínculo, compromisos con el crimen y las drogas.

Lo que hoy sucede no extraña a nadie.

No se percataron que la insatisfacción de los ciudadanos, su precario desempeño desde los gobiernos, su alianza táctica con la delincuencia y las drogas, apoyándolo para ser candidatos en sus demarcaciones en detrimento de los líderes locales de sus partidos, debilita a la política y los partidos que en definitiva sostienen esta democracia representativa y peor desilusiona a los electores.

Esto es un terremoto político que lacera y amenaza a los partidos establecidos, así como el sistema de partidos, y podría, si no se anda rápido en los correctivos, arrasar en un abrir y cerrar de ojos a todos.

El Juez Napoleón Ricardo Estévez Lavandier conocerá investigación contra 4 diputados acusados de narcotráfico.

Delicado eso.

Porque no es un hecho aislado.

Aquí candidatos, hoy electos, utilizaron influencias, dinero y recursos del narco y personas sindicadas, acusadas de lavados y narcotráficos para llegar a sus posiciones lectivas.

Las denuncias están reportadas en la prensa y redes sociales del momento.

No sería justo ni independiente solo enjuiciar e investigar a esos diputados.

Aquí está en juego el sistema de partidos políticos, lo están ampliamente desacreditando.

La identificación y lealtad a los partidos se está yendo a pique.

Y lo grave es que con la llegada del cambio del PRM Y Luis Abinader observamos que él, a veces se cree no representar a un partido, es como si creyera que él es el partido PRM.

Ahora, quien podría persuadir al electorado descontento e indeciso

Solo una unidad de partidos, fuerzas y movimientos de oposición, como una alternativa no-sistémica, podría frenar la debacle al sistema de partidos dominicano.

Si no se toman medidas, si no se frena, el colapso del sistema se vuelve inminente, solo un líder, un gerente, que haya demostrado eficiencia, prudencia y lealtad en las funciones públicas y privada, puede volverse una opción atractiva.

Que esté comprometido a jugar bajo las reglas del juego de la democracia.

Que esté atado al sistema.

O, de lo contrario vendrán voces agoreras, surgirá un líder de la nada que convenza a los electores de que el sistema es algo que no vale la pena salvar y merece colapsar, y podría entonces, con ese mensaje, ser parte de la clave de su posible éxito.

Hay que fortalecer los líderes, dirigentes de los partidos, ponerlo a jugar su papel importante, ante que desacreditarlo

Lo que está sucediendo hoy con los partidos, diputados, dirigentes, senadores, exfuncionarios, debe ser la alerta para evitar el colapso, evitar la caída fatal del sistema de partidos, rescatar el payo de los electores hacia los partidos políticos históricamente dominantes y hacia el sistema de partidos como tal.

No jueguen con candela, puede llegar la aparición de una alternativa opuesta al sistema, de carácter neopopulista, que no sólo toma el poder, sino que activamente hace todo lo posible por enterrar al sistema que ha derrotado.

Y las experiencias que hemos visto en el hemisferio, en otros países no son halagadoras, todos pierden, ricos y pobres, todos.

Dejen de jugar desde el gobierno y partidos políticos a quien tiene más capacidad, quien es capaz de tumbarse los unos a los otros sin consideración a los partidos y al sistema como un todo.

 Total, son los partidos políticos, sus dirigentes y líderes que construyen y sostienen la democracia representativa en República Dominicana.

Por Fernando Peña 

Comenta