“Este fríazo nos tiene al garete” claman dominicanos golpeados por la masa polar 

Por Miguel Cruz Tejada jueves 28 de diciembre, 2017

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK._ Especialmente por las noches, el ritmo de la vida del Nueva York que nunca duerme decrece: donde el tránsito de la gente disminuye considerablemente, los vehículos escasean, los restaurantes y lounges registran una baja sustancial de clientela y las bicicletas y motoras prácticamente desaparecen.

Tres capas de ropas, pantalón jean, con un térmico debajo, gruesas botas, dos medias, guantes, bufanda, máscara, bufandas y orejeras, no son suficientes para combatir el aire gélido que emana del ártico, mientras quienes tienen que trabajar de noche o levantarse de madrugada, están pasando las de Caín.

La ausencia o la insuficiencia de calefacción en algunos edificios obliga a los inquilinos a prender estufas y calentadores eléctricos, con el consecuente riesgo de provocar incendios, que se incrementan por esa causa en estos días.

La temperaturas se situaban la noche de ayer miércoles entre los 10 y 12 grados Fahrenheit, mientras en suburbios de Pensilvania, 54 pulgadas de nieve, blanquearon ese estado.

Meteorología pronosticó que la ola  de frío, se extenderá probablemente por 10 días más.

Tensiones musculares, gripe, catarro, influenza, tos persistente, abundante mucosidad y dolencias en los huesos, amenaza de artritis, son parte de la  secuela de los efectos que en la salud ocasiona la intensa ola de frío.

A veces, a pesar de que sale el sol es como si no existiera, porque no hay donde

“Este fríazo nos tiene al garete”, gritó en una esquina el dominicano Juan de León, que trabaja haciendo entregas a domicilio en un restaurante del Alto Manhattan.

Pero si él se queja, las dominicanas Romelia Guzmán, Martha García y Gloria Sosa, no hallan qué hacer, debido a la falta de calefacción en sus apartamentos de El Bronx, donde tampoco tienen agua caliente.

García dijo que en su apartamento, el frío se filtra por el techo y las ventanas. Ella padece de cáncer de pulmón y debe mantenerse bien protegida para evitar bacterias y contaminaciones.

“Y yo, aguantando frío, tengo que estar con medias en el apartamento. Me ha dado gripe dos veces y he tenido al médico”, dijo García.

Romelia dijo que no es justo estar pagando una renta tan cara y tener que calentarse con tres calentadores eléctricos, los que debe mover de habitación en habitación.

Sosa, dice que llevaba tres días sin dormir en su apartamento del Alto Manhattan, porque uno de los obsoletos radiadores no funcionaba.

Llamó al número de la ciudad para quejas de emergencia, 311, para reportar el problema.

“Pero tuve que llamar a los medios, porque esto está muy fuerte”, dijo la dominicana.

El martes, el 311 recibió más de mil millones de residentes con quejas sobre la falta de calefacción o agua caliente en sus apartamentos.

Lenin Fernández, quien dijo que andaba más forrado que un “peluche”, estaba en una calle del Alto Manhattan, desde aconsejó que quienes no tienen obligación de salir que se queden en sus casas.

“Y si tienen que hacerlo, que se protejan bien”, dijo.

“Este frío está fuerte, estoy en la calle, porque salí a buscar algo que me mandaron desde Santo Domingo, pero vuelvo pa´trá, para la casa”, añadió el dominicano.

Las autoridades están recomendando a los ancianos, niños, diabéticos e hipertensos, protegerse más de lo normal, porque las temperaturas de la masa polar, representan un gran peligro que pudiera amenazar sus vidas.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar