Estamos en campaña, ¿o no?

Por Francisco S. Cruz sábado 23 de noviembre, 2019

No hay duda, somos un país sui géneris pues, ahora, resulta que, de golpe y porrazo, el Presidente Danilo Medina no es uno -y ha sido primero- de los Presidentes mejor valorado de la región y de los primeros en el mundo, y que, el ex ministro de Obras públicas (y ahora candidato), Gonzalo Castillo, ya no fue el ministro mejor valorado por su excelente gestión al frente de esa dependencia gubernamental; y encima –según una encuesta de financiamiento internacional (oenegé)-, hemos caído, como país, en los peores indicadores regionales en materia de percepción pública sobre corrupción, seguridad ciudadana y valoración negativa hacia los partidos políticos (creía que ese descrédito, más que de los partidos, era de la clase política universal -!tremendo hallazgos!-). Sin embargo, para justificar ese libreto-muñeco –más que de radiografía-social de marketing político-, el estudio de marras excluyó, de su expertise, a Haití y Venezuela porque dizque están en crisis política; pero, ¿y qué es lo que estamos viendo en algunos países de la región? ¿Acaso, paz y tranquilidad ciudadana –¡como quisiéramos!-? ¡Por favor!

Si nos acogemos a tanta miopía o fijación internacional-local, tendríamos que colegir, de entrada, que alguien miente: a) el sesgo político y excluyente del estudio, b) la prensa internacional y local, c) la OEA que viene considerando y valorando, como estipula su Carta Fundacional y la Carta Interamericana Democrática, las múltiples crisis que se están escenificando en la región; o d) simplemente, que estamos en campaña regional-local y una parte de la llamada “sociedad civil” –vagón de agendas supranacionales- ya se puso su traje de actores políticos-mediáticos y soltaron en banda sus máscaras -¡están defendiendo el transfuguismo!- de entes preocupados por poner, en primer plano, una agenda nacional-regional alejada de cualquier sesgo político-partidario y de acompañamiento -constructivo-propositivo- de la gestión pública eficiente, sin dejar, bajo ningún concepto, su papel protagónico en la visibilidad, critica y denuncia de falencias históricas-estructurales. ¡Pero así no!

Ahora bien, el asunto mueve a algunas interrogantes: ¿La República Dominicana está en crisis política o de gobernabilidad? ¿Es mentira que, como país, hemos tenido crecimiento económico sostenido y reducción de la pobreza extrema –¿o miente la CEPAL, el FMI, el BM, el BID, entres otros organismos internacionales que monitorean y hacen estudios rigurosos sobre esas variables socio-económicas, y lo han reconocido?- ¿O tal vez, una franja de nuestra prensa y “sociedad civil”, están, como los partidos políticos, en campaña política-electoral y pujando por sus candidatos? O más concreto -y más creíble-: que el candidato Gonzalo Castillo, El penco, ya es un fenómeno político-lectoral en ascenso indetenible. Sí, eso es. Lo puedo jurar…

 Francisco S. Cruz

 

 

 

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar