“Estamos cansados de bla-bla-bla”

Por Fernando Peña

El pueblo quiere hechos, no palabras.

La inseguridad ciudadana parece que sólo la ve el pueblo, el gobierno no.

El deterioro de los servicios públicos, de la asistencia en las oficinas públicas es evidente.

Precios de artículos por las nubes, apagones, funcionarios en las nubes dando opiniones estúpidas.

¡Atraco sobre atraco!

La delincuencia y la policía acabando, asesinando a hombres y mujeres.

¡La senadora de Puerto plata, del partido oficial le dice al Ministro de Energía que si no sabe de eso con eso que renuncie!

El de interior y Policía dice que no hay dinero para combatir la delincuencia.

El pueblo tiene hambre y está despertado y la delincuencia acabando con los hombres y mujeres de trabajo.

¡Eso es en un año! El segundo año imagínense el país no aguantará.

 El gobierno debe evitar una tragedia.

Hay una clara demostración fehaciente de imprevisión, de ineficiencia y de privilegiar a sectores económicos y acomodados.

Es lamentable para el pueblo y para el propio presiente Luis Abinader porque de seguir esa ruta difícilmente podría pensarse en que logrará pasar a la historia con una transformación del país que al parecer solo quedará en sus sueños.

Al entrar a su segundo año de gobierno sobran, se observa que todo se queda en promesas, palabras y no hechos.

Evidente los fracasos en atención a las necesidades primordiales de la población, principalmente en cuestiones vitales como seguridad y salud, alimentación, realización de obras vitales.

No es tiempo de planificación sino de ejecución.  Aunque la gente reconoce que para el presidente Luis Abinader no ha sido fácil, dado que asumió ha tenido que lidiar con la pandemia, suceso que surgió de súbito dejando maltrecha la economía y lacerando lo social.

Pero, en una terquedad no política el presidente Luis Abinader decidió correr solo, dirigir solo, sin sus aliados, sin una gran concertación y unidad con sectores sociales y políticos. Y peor aún, desdeñando a sus propios dirigentes medio y de base de su partido.

Presidente, rectifique, errar es de humano, no espere que lleguemos al punto de quiebre que, de paso al desgaste de su gobierno, y peor aún, de un juicio popular, de la valoración cada día más severa contra los resultados de su gestión.

La gente en la calle lo que dice es: “Estamos cansados de bla-bla-bla”.

Por Fernando Peña

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar